Los Mallos de Riglos

Rincones, lugares, monumentos y actividades que un turista no debe perderse

Datos de Los Mallos de Riglos

Viva la naturaleza al máximo en los Mallos de Riglos

Los Mallos de Riglos son formaciones geológicas que datan de muy antiguo. Su formación comienza hace unos 65 millones de años, cuando empieza la de los Pirineos. Después, las posteriores erosiones que han sufrido les han dado sus formas actuales. Se encuentran en Huesca, a 45 km de la capital y son un punto de gran interés para todos los amantes de la escalada. Cercano a estas moles pétreas se encuentra el río Gállego, que da al lugar un inmejorable escenario. Cada una de estas enormes rocas erectas de color rojizo recibe un nombre particular, en función de sus características propias, ya sea su color o forma, pero nueve son las rocas principales: el Firé, el Pisón, el Cuchillo, la Visera, los Volaos, el Castilla, el Frechín, el del Agua y el Puro. Sus tamaños son distintos y se adaptan a los diferentes niveles de los escaladores. Su aspecto actual es el resultado de la erosión de las morrenas de los glaciares en la época del Mioceno.

Estas moles que se encuentran en plena naturaleza han llamado ya la atención desde tiempos antiguos, por su gran tamaño, su forma marcadamente vertical y su tono rojizo. En Riglos encontramos distintas vías de escalada, por las que han pasado distintas generaciones de escaladores. Pero la zona de Riglos no sólo es conocida por los aficionados a la escalada, sino también por los amantes del senderismo, los deportes y la naturaleza en general. Ofrecen actividades para practicar por esta zona, sobre todo deportes acuáticos como el kayak, por ejemplo. También podemos encontrar diferentes especies de aves, como los buitres, que podemos observar por estos lugares. Además, existen distintas rutas de senderismo y ya el pueblo de Riglos, aunque un lugar pequeño, es muy acogedor. 

Los mallos son unas grandiosas moles de arquitectura natural, a las que tiene acceso todo el mundo. Naturaleza y deporte se combinan en un mismo lugar, que además ofrecen tranquilidad y unas vistas espectaculares en medio de la naturaleza. Así, sus visitantes no solo son locales sino de todas partes de España y también de muchos países extranjeros, pues su famosa arquitectura y belleza ha traspasado fronteras. Por supuesto, para disfrutar de los mallos no hace falta escalar sus cuerpos calizos, basta con aproximarse a ellos para visualizarlos con detenimiento o tener la oportunidad de admirarlos en el trayecto en coche.

Ver más

Provincia: Huesca

Población: Riglos

APP Turispain en iOS y Android

Alojamientos y actividades cercanas a Los Mallos de Riglos