Viajando con mi mascota

¡La guía imprescindible para los que su mascota es uno más de la familia!

Descargate la guía
Hd online gratis
2017
Descargate la guía
Lite online gratis

Nos gustan los animales

y nos gusta viajar con nuestra mascota cuando vamos de viaje

Somos un equipo de 14 personas, de los cuales 5 tenemos perros y gatos. Nos dedicamos al turismo y por ello queremos aportar nuestro granito de arena para que las mascotas se conviertan de verdad en uno más de la familia sin que se “abandonen” en ningún momento, dependiendo de las circunstancias.

En cualquier caso, es una cuestión de sentimientos pero también hay datos objetivos que justifican el porqué de una guía “petfriendly”.

Te proponemos más de 300 opciones de ocio en España para vivir con tu mascota. Te damos una serie de consejos para el antes, el durante y el después de viajar con ella.

Opiniones de nuestros clientes más exigentes

Fiel Amiga
He perdido la cuenta de todos los sitios que he visitado. Pero ahora visitaré muchos más. En "Viajando con mi mascota" hay un buen surtido.
leer más
Trotamundos
Recuerdo haber viajado con mi familia desde siempre. Conozco Navarra, Soria y todo el Pirineo Aragonés. Quizás ahora proponga una visita a las Islas Canarias. ¡Me encanta el agua! En la guía he visto playas fantásticas que quiero visitar.
leer más
Aventurero
Me gusta dormir con mis amigos y en esta guía hay muchos sitios en los que hasta los PPP pueden entrar. ¡Guau! Que empiece la aventura.
leer más
Gran Compañera
¡Mi familia se quedaba en casa por no dejarme sola, ahora ya podremos viajar todos juntos… muchos lengüetazos a "Viajando con mi mascota"!
leer más

Organiza tu estancia con tu mascota

¿Te gustó nuestra guía?

Quizás te gusten también estas otras que hemos hecho para ti

La guía de aventuras, 2017
Turispain, 2018
Aragón, tu destino, 2018
Cantabria, tu destino, 2018

Carta de Eli y Santi

"Masqueguau"

Estimado lector,

Bienvenido a esta guía que esperamos le resulte de utilidad, se trata de algo más que una guía. En los últimos 40 años la sociedad española ha dado un giro radical en referencia a su visión sobre los animales y en concreto sobre los perros. Han pasado de ser una herramienta que podía pasar días encadenados y mal alimentados a ser un miembro más de las familias españolas. Y la sociedad ha empezado a demandar una necesidad lógica: poder viajar con todos los miembros de su familia, compartiendo ocio y estancias. Muchos empresarios, sensibles de esta demanda, han empezado a ofrecer la posibilidad de que en sus servicios, las mascotas puedan tener cabida.

Estamos delante de una maravillosa oportunidad: están naciendo puentes que nos acercan a los usos de sociedades más modernas, que miden la calidad de esa sociedad por el grado de bienestar, cuidados e integración de los animales y mascotas en sus vidas. Pero también es tiempo de reflexión sosegada por parte de los que somos “perreros”. Es tiempo de respeto hacia el sector de la sociedad que no comparte ese modelo de vida que incluye a los perros como miembros de pleno derecho de participar de la convivencia, porque no les gustan los animales o porque no han tenido la oportunidad de conocerlos, compartiendo la vida con ellos y todo lo que nos aportan. Por eso debemos ser conscientes que cruzar esos puentes incluye derechos y obligaciones, destacando por encima de todo la idea de que el derecho de estar con nuestros perros en un lugar no implique generar molestias o malestar a otros ciudadanos. Por ello demandamos para que estas iniciativas avancen cada vez más hacia la normalidad de la presencia canina en espacios comunes una valoración objetiva de cada propietario sobre la conveniencia en cada situación de sus perros en ese lugar. Los parámetros que deberemos utilizar son el estado emocional de nuestras mascotas, su edad y su grado de habituación a cada circunstancia, para poder enseñarles gradualmente a comportarse de acuerdo a las normas humanas. Hay perros que no necesitarán de ninguna preparación, manejan esas situaciones a la perfección y en cambio otros deberemos ir un poco más despacio, para que su presencia no se convierta en un problema para nadie.

Esperamos esta reflexión abra todavía más esos puentes que tanto deseamos cruzar.

Está en nuestras manos consolidar ese derecho a la normalidad de que nuestros perros sigan demostrando que pueden comportarse igual o mejor que muchas personas en sociedad.

Eli y Santi
Masqueguau