Visitando las tierras alicantinas

Restos arqueológicos encontrados en el subsuelo y un importante legado histórico que exhibe su conjunto monumental, hablan del paso de varias civilizaciones por Lucentrum, actual Alicante.

Es la capital de la Costa Blanca y como es el caso de algunas ciudades litorales, el casco urbano de Alicante engloba su puerto y su conocida playa del Postiguet. Paralela al mar, discurre la explanada de España, un bonito paseo con mosaico de mármol tricolor, flanqueado por hileras de palmeras que nos acerca al parque de Canalejas, con sus Picus centenarios, y a los jardines de Pedro Herrero, que a su vez nos conducen a la antigua lonja de pescado, un edificio con influencia árabe y la mayor de toda la Comunidad Valenciana.

En el monte Benacantil, construido por los árabes y restaurado en el siglo XVI, se sitúa el célebre castillo de Santa Bárbara que formado por tres recintos contiguos tienen en sus dependencias la más importante muestra conjunta de escultura contemporánea española, formada por 700 piezas de autores como Orduna, Benlliure, Hugué o Dalí. El casco antiguo se extiende también, sobre las laderas de este monte, con sus callejuelas de reminiscencias árabes.

En el barrio de Santa Cruz, la ermita de San Roque alberga el venerado Cristo Gitano. Pero la iglesia más antigua de Alicante es la de Santa María, construida sobre lo que quedaba de la mezquita musulmana, y cuya fachada es una preciosa muestra del barroco. En su interior destacan el altar mayor dorado rococó y la capilla del bautismo cuya pila en mármol blanco es un trabajo atribuido a la escuela de Miguel Ángel.

 

Interior de la iglesia de Santa María

Interior de la iglesia de Santa María

 

En cuanto a la concatedral de San Nicolás de Bari, declarada monumento nacional, se enmarca entre el renacimiento y el barroco. En el interior se puede ver la capilla de la Comunión. De su patrimonio artístico son notables el retablo de las Ánimas y el Cristo de la Buena Muerte. En el monte de Benacantil hayamos excavados aljibes de enorme capacidad, cuyo conjunto recibe el nombre de pozos de Garrigós. En su interior, una muestra de recipientes de alfarería (cántaros, botijos, vasijas) nos revela la astucia del hombre para guardar el agua a lo largo de los tiempos.

Una importante muestra de edificios civiles se localiza junto a la calle de Llauradors, con palacios como el de Gravina, el de Berenguer de Marquina, o la Antigua Casa de la Misericordia, que fue palacio episcopal, hospital de pobres y fábrica de tabacos desde el año 1801. La Casa Asegurada es el edificio civil más antiguo de la ciudad. Concebido como almacén de cereales, posteriormente tuvo funciones docentes y en la actualidad acoge como museo una importante colección de arte del siglo XX, con obras de Picasso, Gris, Miró o Mompó.

Ya en el extrarradio, al lado del mar, el parque del Palmeral que reúne a cientos de palmeras, plantas autóctonas, tropicales, cascadas, estanques y zonas de ocio. En Tossal de Manises encontramos el yacimiento arqueológico de Lucentum, dando la espalda a la playa de la Albufereta, declarado monumento histórico en 1961, de sus 30 mil metros cuadrados de extensión sólo se han excavado 6.500, pero éstos permiten efectuar un recorrido por los restos de pavimentos, domus, termas, etc.

 

Share

2 Comentarios

  1. Creo que lucentun no tiene 30 mil kilometros cuadrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*