Vera de Moncayo, territorio de leyenda

La localidad zaragozana de Vera de Moncayo es conocida, sobre todo, por dos motivos: el monte que le da nombre y el Monasterio de Veruela, ubicado en su término municipal. Pero Vera de Moncayo es mucho más, es un verdadero territorio de leyenda, escenario de mitos, de historias tradicionales, impregnado de historia y magia en cada uno de sus rincones.

Vista panorámica de Vera de Moncayo, con la iglesia de la Natividad al fondo

Vista panorámica de Vera de Moncayo, con la iglesia de la Natividad al fondo

Encontramos Vera del Moncayo a las faldas del Moncayo (Mont Caius, en su origen latino), a apenas 11 kilómetros de Tarazona y unos 76 kilómetros de Zaragoza. Durante siglos, éste fue territorio fronterizo, de ahí la construcción de su castillo, del que actualmente solo quedan restos, su ubicación estratégica y lo intenso de su historia.

El Monasterio de Veruela, seña de identidad de Vera de Moncayo

Como decíamos antes, hablar de Vera de Moncayo es hablar del Monasterio de Veruela, del siglo XII y ubicado a apenas 1 kilómetro del casco urbano. La leyenda relata que fue la Virgen quien, al aparecerse ante Pedro Atarés, le pidió que construyera este monasterio que terminaría por convertirse en el símbolo de la Orden del Císter en Aragón.

Pero la importancia del Monasterio de Veruela transciende incluso lo patrimonial y monumental, ya que en él escribió Gustavo Adolfo Bécquer sus “Cartas desde mi celda” durante su estancia en el monasterio entre los años 1863 y 1864, junto a su hermano, el pintor Valeriano Bécquer. De hecho, en el interior el monasterio os recomendamos visitar el llamado Espacio Bécquer, dedicado a ambos hermanos.

Otros espacios de interés que podemos visitar en el interior de Veruela son el Museo del Vino de la Denominación de Origen Campo de Borja y el Museo de Arte Contemporáneo de Aragón. En cuanto al exterior, el monasterio está rodeado por una muralla de un kilómetro de perímetro y 11 cubos, y está gestionado actualmente por la Diputación Provincial de Zaragoza.

Exterior del Monasterio de Veruela. Foto: Turismo de Aragón

Exterior del Monasterio de Veruela. Foto: Turismo de Aragón

Qué ver en Vera de Moncayo

En todo caso, además del Monasterio de Veruela, en Vera de Moncayo encontramos otros muchos lugares y monumentos de interés para el visitante. Por ejemplo, su iglesia parroquial, del siglo XVI y dedicada a la Natividad. De aspecto sobrio, con capillas entre los contrafuertes y su ábside poligonal, de ella se dice que recuerda a la de Alcalá de Moncayo. Su principal atractivo es el retablo mayor de la Capilla de San Bernardo, del escultor Arnao de Bruselas y procedente del Monasterio de Veruela.

El otro punto monumental más destacado es el castillo (o, quizá deberíamos decir, sus restos) del que hablábamos antes. Del siglo XIV, encontraremos lo que queda de él en la parte alta del casco urbano de Vera de Moncayo. Su torre cuadrangular con almenas góticas sobresale adosada, precisamente, a la iglesia de la Natividad, cuya torre mudéjar renacentista aprovecha como base parte del castillo.

El Castillo, que estuvo incluido en la Lista Roja de Patrimonio, está compuesto por tres muros que forman un recinto triangular de 20 x 12 metros. Construido en piedra y tapial con algunos refuerzos de ladrillo, en la base del espolón en el que se asienta encontramos profundas bodegas que pertenecían a los sótanos del castillo y algunas de las cuales, tienen bóvedas de cañón. La planta del castillo conformaba un polígono irregular de cinco lados, que se adaptaba a la complicada orografía de la zona. En todo caso, en la actualidad, del castillo tan solo son reconocibles dos lienzos de mampostería y el anteriormente mencionado torreón con almenas góticas.

A nivel arqueológico, hay que destacar también el poblado celtíbero de La Oruña, ubicado en un promontorio frente al Monasterio de Veruela. En él, encontramos hoy en día un interesante Centro de Interpretación en el mismo emplazamiento en el que, en el pasado, encontrábamos un asentamiento estable y las minas de hierro del Moncayo.

Naturaleza y senderos en el entorno de Vera de Moncayo

Por si todo esto fuera poco, Vera de Moncayo es también un lugar ideal para practicar turismo de naturaleza. Así, en sus proximidades encontramos el Parque Natural del Moncayo, con fácil acceso desde esta población. Para quienes gusten del senderismo, una ruta muy sencilla para realizar a pie es la que lleva desde la cercana población de Talamantes a las Peñas de Herrera. De un punto a otro, la duración del recorrido es de algo menos de 2 horas; si bien hay que tener en cuenta que luego el camino debe deshacerse para regresar al punto de inicio.

Parque Natural del Moncayo

Parque Natural del Moncayo

En todo caso, y además del parque natural y del Moncayo propiamente dicho, en las proximidades de Vera de Moncayo encontramos infinidad de senderos y enclaves naturales verdaderamente espectaculares. Por algo esta zona sirvió de tamaña inspiración a los hermanos Bécquer.

Qué ver en los alrededores de Vera de Moncayo

Además, a pocos kilómetros de Vera de Moncayo, encontramos otros enclaves y poblaciones de obligada visita. Así, a apenas 11 kilómetros, encontramos Tarazona, cuna de Paco Martínez Soria y Raquel Meller, en la que encontraremos verdaderas joyas del patrimonio aragonés como la Catedral de Santa María de la Huerta, insignia del estilo mudéjar de la comunidad.

Otras poblaciones que ameritan una visita son Trasmoz, Borja o el Castillo de Añón de Moncayo. Además, Vera de Moncayo y sus alrededores forman parte de la Ruta de la Garnacha y del Camino castellano-aragonés, en sus primeras etapas antes de que éste se adentre en la provincia de Soria.

Dónde dormir en Vera de Moncayo

Para impregnarse de toda la riqueza monumental, histórica y artística de Vera de Moncayo, un lugar ideal para descansar es la casa rural La Alcoba de Bécquer. Totalmente reformada, conserva plenamente la esencia del Moncayo y, por su ubicación, es el punto de partida perfecto para descubrir no solo Vera de Moncayo sino toda la zona circundante.

Dónde dormir en Vera de Moncayo: La Alcoba de Bécquer

Dónde dormir en Vera de Moncayo: La Alcoba de Bécquer

El objetivo de La Alcoba de Bécquer es poner a disposición del visitante un alojamiento acogedor, en el que poder disfrutar y vivir con todos los sentidos todo lo que esta zona tiene para ofrecer. Sus cuidadas instalaciones y su trato atento y personal te ayudarán a sentirte como en casa, ¡y te harán regresar!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*