Valles Pasiegos, la sorprendente Cantabria

Hoy tenemos ganas de norte, así que hemos decidido ir a los Valles Pasiegos por ser un espacio con personalidad muy definida, irrepetible en cualquiera de los ámbitos de la cordillera cántabra.

Comenzamos recorrido en Matienzo para tomar dirección a Hoz de Anero. Por la N-634 llegamos a Penagos, y nuestra primera parada la realizamos en la Iglesia de San Jorge construida en el siglo XVI. Seguimos y visitamos la iglesia parroquial de San Juan Bautista de El Arenal del siglo XVII, la renacentista iglesia parroquial de Llanos del siglo XVII y también el Palacio de Miranda de principios del XVII.

Dirigiéndonos hacia el oeste, llegamos a Castañeda donde nos detenemos en la Colegiata de Santa Cruz de Castañeda de los siglos XI-XII, declarada de interés cultural, y que durante la Edad Media fue refugio muy importante para los peregrinos del Camino de Santiago.

Colegiata de Santa Cruz de Castañeda

Colegiata de Santa Cruz de Castañeda

Volvemos a dirigirnos hacia el sur del Valle para llegar a Cayón con una enorme riqueza patrimonial, destaca el románico que encontramos en algunas de sus poblaciones. Como es el caso de Santa María de Cayón y su iglesia, Nuestra Señora de la Asunción de mediados del siglo XII y la Torre de Cayón del siglo XVIII.

Siguiendo la dirección al pueblo de Argomilla contemplamos la iglesia de San Andrés del siglo XII, que alberga en un anexo de la misma, un grupo de diecisiete tapaderas de sarcófagos datados entre los siglo X y XIII. En frente, el Palacio de Ceballos, el Caballero, reedificado en el siglo XVIII aunque conserva elementos del XVI. Sin olvidar una pequeña ermita dedicada a San Miguel del siglo XIII y situada en el monte de Carceña, en La Penilla.

Esles, Cantabria. Fuente.

Esles, Cantabria. Fuente.

Nos dirigimos al sur y nos desviamos de la calzada para llegar a Esles para descubrir un conjunto urbano en el que visitaremos la Ermita del Ángel en la que inicia un Vía Crucis que acaba en la iglesia de San Cipriano y un nutrido grupo de casonas blasonadas. Ya en la carretera general y más hacia el sur, Vega de Villafufre nos muestra el Solar de Félix de Vega y Carpio padre del escritor Lope de Vega, y en La Canal el Convento obra barroca del siglo XVII. Y no muy alejado de esta localidad, Castillo Pedroso, donde recorremos sus bonitas calles.

Seguimos hacia Villacarriedo donde su barroco Palacio de Soñanes, es el más importante de Cantabria, declarado Bien de Interés Cultural en 1981. En Selaya, villa que dispone de importante arquitectura civil, destacando el Palacio de Donadío, una construcción del siglo XVI con portada clasicista, la Casona de Linares del siglo XVII con rollos heráldicos, y el Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz del siglo XVII que en la actualidad alberga el Museo Etnográfico de la Casa de La Beata.

 Si esta ruta la culminas con un paseo por la gastronomía de la zona, será una escapada diez que posiblemente repitas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*