Descubre el valle de Lozoya en la Comunidad de Madrid

Buitrago de Lozoya es nuestro punto de partida, una localidad asentada desde tiempos de las tribus carpetanas (tribu de los celtíberos, cuya capital era Mantua Carpetana, ciudad que no ha sido encontrada aún por los arqueólogos y que además podría hallarse bajo el terreno de la actual Móstoles, en Madrid) en una estratégica península ceñida por el foso natural del río Lozoya. En su calle Real nos topamos con la torre del reloj cuya puerta de acceso al interior del recinto amurallado, que conserva partes de los siglos X y XI.

 

Buitrago de Lozoya

Iglesia de Santa María del Castillo, Buitrago del Lozoya. Fuente

La M-634 nos conduce en 3 km de Buitrago a Villavieja del Lozoya, pueblo ganadero cuya antigüedad nos la transmite la puerta mozárabe de ladrillo rojo que conserva la hospedería del Arco y 4 km más adelante, la aldehuela de San Mamés y, siguiendo por la M-635 hacia Navarredonda y continuar por la M-634 hacia Gargantilla del Lozoya para desembocar en la M-604 junto al viaducto del ferrocarril. Giraremos a la izquierda y en 1,5 km debemos tomar el desvío por la M-629 que nos lleva a Canencia. Desde su plaza de la Constitución nos dirigiremos por la calle de José Luis Muñiz Toca hasta el puente Canto, del siglo XIV que forma parte de un itinerario pedestre balizado por los puentes medievales del arroyo de Canencia.

Siguiendo por la M-629, a unos 9 km se encuentra el puerto de Ganancia repleto de praderas, barbacoas y pinos silvestres. A unos 8 km por la M-604 llegamos a Lozoya donde un templo del siglo XVI y algunas casa blasonadas integran el patrimonio monumental, aunque su mayor riqueza es el paisaje ya que se haya a la vera del embalse de Pinilla, y resguardado por espesos pinares y cumbres de más de 2.200 m La sinuosa M-637 nos lleva hasta el puerto de Navafría que nos ofrece la posibilidad de alcanzar en unos 90 minutos el pico del Nevero, el mejor observatorio del valle.

De vuelta a Lozoya, seguimos valle arriba por la M-604 deteniéndonos en las aldeas serranas de Alameda del Valle y Oteruelo del Valle. A 9 km de Lozoya se encuentra Rascafría con su famoso olmo que nos da la bienvenida y donde nace el Lozoya. Desde aquí, la M-611 sube zigzagueando hasta el puerto de la Morcuera y a su mano derecha, en una pequeña ascensión se encuentra la Najarra, cumbre dominadora del valle del Lozoya y buena parte de la llanura madrileña.

Por la M-604 llegaremos hasta el monasterio de Santa María de El Paular, fundado por cartujos en 1390 y repoblado en 1954 por benedictinos después de más de un siglo de abandono. La capilla de los Reyes y el que en su tiempo fuera palacio de los Trastámara forman con la antigua cartuja un conjunto gótico de enorme belleza a la vera de Lozoya. A mano derecha el camino del Palero nos permite llegar hasta el puerto de los Cotos, atravesando el histórico pinar de los Belgas. Justo en el km 28,5 aparece el desvío a las piscinas naturales de las Presillas que nos lleva al mirador de Los Robledos y a la altura del km 31,7 un puente nos sugiere cruzar el río y disfrutar de las zonas más bellas del valle.

Ya a unos 42 km por la M-604 el Puerto de El Paular, conocido como puerto de los Cotos y desde el que nos acerca hasta la laguna Grande, el paraje más sugerente del Parque Natural de Peñalara. Bordeando sus acantilados, que caen desde la cumbre, llegamos a la laguna de los Pájaros, a 2.180 m de altura y de origen glaciar, es nuestro final de ruta.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*