Tres oasis en las llanuras de Ciudad Real

Ciudad Real, tierra de las aventuras de Don Quijote y de extensos terrenos, ofrece diversos paisajes: montañas en los Montes de Toledo, grandes campos como el de Calatrava o llanuras. Entre estos, el agua se abre paso y modela las más bellas formas y ecosistemas protegidos, únicos en España e incluso en Europa: el Parque Nacional de Cabañeros, las extraordinarias Tablas de Daimiel y el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Tablas de Daimiel. Fuente.

Tablas de Daimiel. Fuente.

http://www.fotonazos.es

Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Fuente.

Visitar estos parques al atardecer es admirar los colores de la naturaleza y de su fauna y flora  en máxima libertad. La luz rojiza refleja sobre el pelaje de los patos que nadan en línea en busca de un lugar donde pasar el rato. Un nuevo universo se muestra con especies autóctonas en lugares exclusivos, el encuadre perfecto para los amantes de la fotografía. Acercarse a ellos es muy fácil por la variedad de casas rurales en Ciudad Real, algunas de ellas mimetizadas con el entorno como cabañas rústicas o de estilo manchego.

Agua por todos los rincones

En el Parque Nacional de Cabañeros habitan numerosas especies animales como el águila o  el ciervo, así como una rica flora. Las visitas guiadas, tanto en todo terreno o a pie, descubren esta tierra e invitan a cuidarla. En los alrededores se pueden practicar deportes tan seguidos como el senderismo o la caza. Muchas de las piezas obtenidas, como el jabalí, son parte de la carta de restaurantes y casas rurales de la zona.

El excelente conjunto que conforma el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel lo convierte en un humedal en peligro de extinción. En ellas invernan y nidifican numerosas especies acuáticas como el zampullín común o mamíferos como la nutria, el tejón o las garzas. Divisarlas no es difícil, sobre todo cuando entra el día o cae la noche. Existen diversas rutas y centros de interpretación donde informarse y conocer mejor sus ecosistemas.

El Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, situado entre Ciudad Real y Albacete, es una maravilla acuática para disfrutar con la familia y amigos. Formado por 15 lagunas conectadas entre sí, ofrecen al visitante numerosas cascadas donde darse un chapuzón o relajarse en sus orillas practicando la pesca. El silencio inunda el paisaje que ofrece lugares excepcionales para hacer diversas actividades al aire libre como cursos de submarinismo, vela, piragüismo o parapente, ciclismo y avistamiento de aves. Para los amantes de la cultura y de la obra de Cervantes, se puede visitar el Castillo de Rochafrida o la Cueva de Montesinos.

Los aventureros que deseen disfrutar de la gastronomía ciudadrealeña, pueden acercarse a cualquier de los hoteles o casas rurales que ofrecen la típica cocina manchega como los quesos, la caldereta manchega o las migas de pastor, acompañados por un excelente vino de Denominación de Origen Valdepeñas. Un placer para el paladar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*