Sierra de los Filabres, la más oriental

Si ayer os hablábamos de los muchos recursos de las tierras almerienses, hoy queremos proponeros una primera ruta. La Sierra de los Filabres es el principal macizo montañoso de Almería, se extiende de Este a Oeste y separa las dos grandes cuencas de la provincia: la de Andarax y la del Almanzora. Su vegetación es abundante y varía según la altitud. Desde pinares a sotobosque, pasando por los matorrales almohadillados y espiosos que tiene su entorno natural por encima de los 1.800 m.

La ruta escogida es la más oriental, desde Tahal a Uleila del Campo. Precisamente el nombre de Tahal, es de origen beréber, significa Barranco Humedo y ahí en el interior de este barranco, entre almendros y encimas, se asienta el pueblo, rodeado de montes. Un pueblo de casas blancas y tejados de teja roja de origen morisco, destaca la majestuosa torre parroquial y el castillo de los Enriquez.

Continuamos hasta la Alcudia de Monteagud, una pequeña población en el mismo corazón de la Sierra de los Filabres, de casitas blancas y calles estrechas y laberínticas. En su término observamos una de las manifestaciones más espectaculares: la presencia de de un increíble paraje construido, de arriba a abajo, por los seres humanos. Hablamos de una sucesión interminable de muros de piedra que cubren las montañas desde la base hasta las cumbres más altas y escarpadas, a los largo de kilómetros y kilómetros.

Uleila del Campo. Fuente.

Uleila del Campo. Fuente.

Nuestra siguiente parada se encuentra entre la Alcudia de Monteagud y Benizalón, Benitagla, villa de casas labradas en losa, tierra y tejas lajas de pizarra. Todo en esta localidad emana encanto, como si el tiempo se hubiera detenido. Nos detenemos a visitar la Iglesia de San Juan o los restos árabes del Castillico.

Benizalón. Fuente.

Benizalón. Fuente.

Benizalón, está enclavado en el valle que se forma entre los montes Monteagud, Picachón y el encumbrado Cerro Magrerorio, desde donde se ve la Sierra de Gádor, Nevada y Almagrera, Segura y Los Vélez.

En la estribaciones de la parte meridional de los Filabres encontramos a Uleila de Campo lugar donde abundan almendros, viñas y olivos de secano y en el que hay que visitar, entre otras cosas, el Yacimiento arqueológico Cueva de la Mora, el Mirador de Umbría o la Ermita Virgen de la Cabeza.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*