Shinrin-Yoku: una experiencia única para tu salud

Los baños de bosque o, en su término japonés, Shinrin-Yoku son una experiencia única que surge en Japón en los años 80 con la intención de aplicar los beneficiosos efectos para la salud de los bosques.

Shinrin-Yoku o baños de bosques, una experiencia única para tus sentidos

En los últimos años, la vuelta a la naturaleza y la preocupación por el medioambiente son tendencias en boga. Cada vez son más quienes ponen en valor los efectos positivos del medio natural, no solo para la salud, sino también en el ámbito espiritual y de desconexión. Y es que en la vorágine de vida actual, en continuo movimiento, el estrés se abre paso no solo en la vida profesional sino también en la personal y puede acabar afectando seriamente a nuestra salud física y mental.

Es precisamente en este contexto que el gobierno japonés toma la decisión de promover los paseos por el bosque como medio de combatir los elevados niveles de estrés de la población. No solo eso. Posteriormente, en el año 2004, se crea incluso un programa para la conservación del bosque en el que se incluye aproximadamente medio centenar de senderos terapéuticos oficiales que pueden, incluso, ser recetados por los facultativos.

De esta forma, los médicos prescriben a sus pacientes la realización de estos senderos terapéuticos de Shinrin-Yoku. Por lo general, estos baños de bosque deberán ser realizados durante unas dos horas a la semana y en compañía de un monitor especializado, que nos guiará en la realización de varios ejercicios.

En qué consiste el Shinrin-Yoku (Baños de Bosque)

Podemos decir que el Shinrin-Yoku consiste fundamentalmente en desconectar del estrés de la vida diaria, de la tecnología y demás estímulos acelerantes y, en su lugar, concentrar nuestros sentidos en el bosque. Se trata de oler, contemplar, sentir, tocar, escuchar lo que el bosque quiere mostrarnos.

El Shinrin-Yoku o baño de bosques aplica los cinco sentidos al bosque

De esta forma, al mismo tiempo que nos damos un respiro tecnológico (también conocido como detox tecnológico), tendremos la oportunidad de sumergirnos en el bosque, de conocer mejor la naturaleza y apreciarla en su esencia. Todo ello mediante un pequeño paseo de un par de horas de duración y pequeños y divertidos ejercicios de conciencia sensorial y mindfulness.

Una experiencia que no solo nos ayudará a activar nuestros cinco sentidos, sino que nos permitirá apreciar mejor el aquí y al ahora, conectar con nosotros mismos y con la naturaleza. Mejoraremos nuestra salud física, mental y emocional. Aprenderemos a disfrutar del paseo, a canalizar el estrés, a concentrarnos, mejoraremos nuestras defensas, activaremos nuestra circulación sanguínea y contribuiremos a mejorar nuestra vista, entre otros muchos beneficios.

El Pirineo, un lugar ideal para practicar Shinrin-Yoku

Un lugar perfecto para llevar a cabo estos baños de bosque (o Shinrin-Yoku en su término japonés) es el Pirineo aragonés. La provincia de Huesca esconde multitud de bosques, de lugares en los que perdernos, relajarnos y disfrutar de esta experiencia única para los sentidos.

Shinrin-Yoku o baños de bosque en el Pirineo

Shinrin-Yoku o baños de bosque en el Pirineo. Foto: Yolanda Fernández Martínez

Yolanda Fernández Martínez es guía de Baños de Bosque o de Shirin-Yoku homologada por la Universidad de Gerona. En su compañía, podrás disfrutar de esta magnífica experiencia sensorial, terapéutica y relajante en el Pirineo aragonés, en grupos de máximo 10 personas, durante los meses de marzo a junio y de septiembre a noviembre, es decir, durante la primavera y el otoño.

Tanto si decides disfrutar esta experiencia a nivel personal como si lo ves interesante a nivel de empresa, los baños de bosque o Shinrin Yoku te ayudarán a mejorar tu salud, a ser más consciente de tu entorno y a gestionar mejor los ritmos del día a día.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*