Vete de Ruta a Torre de Arcas en Teruel

Tiempo: 1 hora.
Desnivel: 50 metros.
Recorrido: Por la N-420 o la N-21 1 hasta Montalbán. Desde allí siguiendo la N-21 1 hasta el desvío a la altura de Castel de Cabra, donde tomaremos la carretera local que muere en Torre de las Arcas.
Época idónea: Todo el año, preferentemente otoño, salvo que el río de Cabra baje crecido.

Este itinerario es un bucle senderista que se inicia en Torre de las Arcas -se recomienda visitar el Centro de Interpretación de Floral-, y discurre aguas arriba del río de Cabra, hasta un molino tradicional recientemente restaurado. Después asciende por un recoleto barranco hasta tomar una senda de regreso a la localidad. Predomina la vegetación de ribera en las márgenes del río y el abundante pino rodeno, sabinas y carrascas creciendo y encaramándose entre los peñascos rojizos, que encañonan y dirigen el curso del río de Cabra.

Inicio
Salimos desde la misma localidad de Torre de las Arcas. A las afueras nos despide la ermita de la Virgen de la Huerta y el Centro de Interpretación de Flora, que cuenta con un agradable jardín botánico que describe las especies vegetales del Parque Cultural del Río Martín.Tomamos una senda por la margen izquierda del río de Cabra, aguas arriba, siguiendo los mojones de madera y flechas indicadoras.

20 minutos
Los espectaculares encañonamientos del rodeno nos acompañarán hasta una tradicional balsa que recoge las aguas de un azud. Una idílica zona donde los chopos cabeceros ponen el contraste de color, conjugado con los rojos de las peñas, los verdes oscuros de autóctonos pinares, carrascas, sabinas y robles que se enmarañan por las laderas, entre otras especies.

25 minutos
Llegaremos a un molino tradicional recientemente restaurado, reflejo de la arquitectura popular, caracterizada por los materiales de la zona. Una mesa de interpretación nos ayudará a entender su funcionamiento y utilización. Esta primera parte del recorrido cuenta con abundantes pies temáticos de geología que identifican estructuras sedimentarias, como rizaduras o ripples en el rodeno.

Estas ondulaciones se originaron por la acción de corrientes de agua hace unos 200 millones de años, en un área de poca profundidad y por efecto del oleaje, quedando fosilizadas. También podremos observar estratificaciones cruzadas y tocar espejos de falla, suaves y lisos, producto del rozamiento de dos grandes bloques de areniscas, que con el paso del tiempo y la erosión uno de ellos desapareció, dejando a la vista la zona de fricción.

30 minutos
A partir del Molino, y siguiendo senda por la margen derecha del río de Cabra, llegamos a una explanada, ocupada por terrazas de cultivo la mayor parte abandonadas y rodeadas de asombrosas rocas rojas.Aquí tomaremos el sendero de un barranco debidamente señalizado. Siguiendo su cauce comenzaremos a ascender disfrutando de la riqueza botánica de la zona, que identificaremos fácilmente por los pies temáticos instalados. Destaca por su singularidad y belleza un acebo, que coloquialmente cede el nombre a este barranco.

45 minutos
Coronado el barranco, tomamos la senda de descenso hasta la ermita de la Virgen de la Huerta indicada y a la localidad de Torre de las Arcas.

Share

Un comentario

    Trackbacks

    1. […] Aproximación. Por la N-420 o la N-21 1 hasta Montalbán. Desde allí siguiendo la N-21 1 hasta el desvío a la altura de Castel de Cabra, donde tomaremos la car  […]

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *