Ruta por el Valle de la Mantequilla

Hoy os proponemos una ruta gastronómica, más concretamente por el Valle de la Mantequilla, en Soria. Un valle abierto, de larga historia y pequeños pueblos con caseríos de piedra en el que perdernos… y hacer disfrutar al paladar.

Hablamos en realidad del Valle del Tera y el Razón, aunque se le conoce también como Valle de la Mantequilla por ser cuna de este producto de denominación de origen, la Mantequilla de Soria. A esta zona también se la conoce como “la pequeña Suiza soriana” por su extensa vegetación y su magnífico color verde.

Valle de la Mantequilla: Laguna de Cebollera. Foto: Soria ni te la imaginas

Laguna de Cebollera. Foto: Soria ni te la imaginas

Aunque con forma de valle abierto, como decíamos antes, el Valle de la Mantequilla está resguardado por tres sierras: la de Cebollera (con su circo y su laguna glaciar), la de Tabanera y la de Carcaña. Sus suaves pendientes están pobladas principalmente por hayas y robles, aunque también encontramos algunos sauces y fresnos. Además de los ríos Tera y Razón, que le dan nombre, el valle está también bañado por las aguas del Duero y del Merdancho.

La mejor forma de hacer la Ruta del Valle de la Mantequilla es, precisamente, recorriendo el curso de los ríos Tera, Razón y Merdancho. Por ejemplo, recorriendo el curso del río Tera, podremos visitar la Casa Fuerte de San Gregorio (Bien de Interés Cultural desde 1980), Gallinero, Torrearévalo, el Acebal de Garagüeto (uno de los más importantes de toda Europa), Los Santos Nuevos (un impresionante bosque de centenarios robledales), Almarza y San Andrés de Soria.

Caballos en el entorno de Valdeavellano de Tera. Foto: Soria ni te la imaginas

Caballos en el entorno de Valdeavellano de Tera. Foto: Soria ni te la imaginas

Ye en el curso del río Razón, podremos recorrer pequeños pueblecitos repletos de caseríos de piedra enjalbegada de cal. Entre ellos, destacaremos Tera, Valdeavellano de Tera, Molinos de Razón, Sotillo del Rincón, el Royo e Hinojosa de la Sierra.

En tres de ellos, se han hecho diversas actuaciones etnológico turísticas en pos de potenciar la llamada Ruta de la Mantequilla. Así, por ejemplo, en Valdeavellano de Tera, se han recuperado fuentes, caminos y lavaderos; en cuanto a Molinos de Razón se ha musealizado como centro de interpretación y se han adaptado escuelas; en Sotillos del Rincón, se ha adaptado el lavadero, y finalmente, entre Molinos de Razón y Sotillos del Rincón, se ha reparado el Puente de la Lobera.

Musealización del Valle de la Mantequilla. Foto: Soria ni te la imaginas

Musealización del Valle de la Mantequilla. Foto: Soria ni te la imaginas

El tercer río del que deberíamos seguir el curso para recorrer en todo su esplendor la Ruta de la Mantequilla es el río Merdancho. Más pequeño que los anteriores, esconde sin embargo parajes y pueblos de gran belleza. Entre ellos mencionaremos, Garray, Renieblas, Almajana, Aldeaseñor y Caltilfrío.

De ellos, haremos especial mención del primero, Garray, ya que en él encontramos las ruinas de la ciudad celtíbera de Numancia, con su museo yacimiento. Aquí podremos contemplar las termas, el desagüe, los restos de la muralla con torre triangular, varias casas, la bodega, un aljibe, una estancia subterránea, así como varias calles y, entre ellas, una superposición de una calle celtíbera con otra romana.

Ruinas de Numancia. Foto: Soria ni te la imaginas

Ruinas de Numancia. Foto: Soria ni te la imaginas

No obstante, de entre las ruinas de Numancia, destacamos especialmente el cerco de la ciudad que incluye el campamento de la Atalaya (Renieblas), los campamentos de Garray (Castillejo, Trasvesadas, Peñarredonda, La Rasa, Alto Real, Valdeborrón, Dehesilla…), la delimitación de los castillos ribereños del Molino de Garrejo y de la Vega, establecimientos artesanales y la villa de Peñas Altas, de época imperial.

Dónde alojarse en el Valle de la Mantequilla

Centro de Turismo Rural Villabamba

Centro de Turismo Rural Villabamba

Si os ha gustado esta ruta por el Valle de la Mantequilla, un lugar ideal para alojaros y visitarla es el Centro de Turismo Rural Villabamba. Este establecimiento se ubica en pleno corazón del Valle de la Mantequilla y, además, está a tan solo veinte minutos en coche de la ciudad de Soria, muy cerca de la laguna negra y la reserva natural de Sierra de Cebollera.

Además de lo ya mencionado, en la localidad de Valdeavellano de Tera, donde se localiza Villabamba, podemos visitar otros lugares de gran interés como son el Castro de las Espinillas (de la época de hierro, se especula que pudiera formar parte del cerco de Numancia al que antes nos referimos), la iglesia de Nuestra Señora de la Paz (gótica, del siglo XV, sobre otra más antigua, románica, del siglo XIII), la Ermita de Nuestra Señora de las Espinillas (donde se apareció la Virgen junto a un arbusto de espinos) y el Aula Activa Espacio Avellano (antiguo cuartel de la Guardia Civil que actualmente se usa como centro de formación de funcionarios).

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*