Ruta del Camín Real de la Mesa

La Ruta del Camín Real de la Mesa, en Asturias, que hoy os invitamos a recorrer, tiene su origen en época romana, en los sueños del gran Imperio Romano por conquistar el norte de España. En ella, confluyen tres caminos destacados: el de la Mesa, el de Santiago y la Senda del Oso.

Ruta del Camín Real de la Mesa.

Ruta del Camín Real de la Mesa. Foto: Turismo de Asturias

La Ruta del Camín de la Mesa comunica la zona cantábrica con la Meseta y fue, durante muchos años, la principal vía de comunicación tanto de ganado como de mercancía como de personas entre lo que hoy es Asturias y los reinos de León y Castilla. En esta ruta encontramos, además, el Parque Natural de las Ubiñas La Mesa, declarado Reserva de la Biosfera, así como una importante población de osos pardos. ¿Os parecen pocos motivos para recorrerla? Seguid leyendo y os daremos unos cuantos más.

Belmonte de Miranda: nuestro punto de partida para la Ruta del Camín Real de la Mesa

Si bien no hay un solo itinerario y pueden diseñarse tantos recorridos diferentes como viajeros, nosotros tomaremos como base de operaciones la localidad de Belmonte de Miranda, desde la cual tendremos fácil acceso al resto de localidades y puntos de interés de la Ruta del Camín Real de la Mesa.

Es posible que hayáis oído alguna vez que “Belmonte reluce como el oro”. Tanto si es así como si no, lo cierto es que esta afirmación es más que un simple dicho y se debe a la gran riqueza de su subsuelo. Ya los romanos codiciaron en su día el oro de Belmonte de Miranda, como materia prima para fabricar las monedas de su gran imperio. El resto, como suele decirse, es historia y, en este caso, podemos conocerla visitando El Aula del Oro.

De entrada gratuita, el Aula del Oro de Belmonte de Miranda está abierta los lunes por la mañana y, de miércoles a domingo, tanto por la mañana como por la tarde. En ella, podremos hacer un recorrido desde la Prehistoria hasta la actualidad, a través de las diferentes explotaciones mineras en torno al metal, además de contemplar una maqueta de la conocida explotación romana de oro de Las Médulas (León).

También en Belmonte de Miranda encontraremos otros lugares o enclaves de interés como la fragua de El Machuco, la braña de Cuevas o el Palacio del Cardenal Cienfuegos. Destacaremos, además, el importante papel orográfico que en esta localidad desempeña el río Pigüeña y que, además de los testimonios romanos, en ella también veremos muestras de la presencia de los trashumantes vaqueiros.

Ruta del Camín Real de la Mesa. Foto: Turismo de Asturias

Foto: Turismo de Asturias

Finalmente, para los amantes de los animales y, más concretamente, del lobo, en Belmonte de Miranda encontraremos también La Casa del Lobo. Se trata de un centro de interpretación en torno al lobo ibérico, una de las especies más emblemáticas de Asturias, cuya visita puede complementarse acercándonos a la orilla del río Pigüeña, hasta el llamado Cercado del Lobo, donde viven tres ejemplares. El recorrido es accesible y apto para todos los públicos.

Aquí encontraremos también una opción fantástica para alojarnos si nos decidimos a recorrer la Ruta del Camín Real de la Mesa, ya que en el propio Belmonte de Miranda encontraremos los tres magníficos hoteles que forman parte del Grupo Hotelero Balcones del Principado: el Gran Hotel Cela, el Hotel Las Cruces y el Hotel Rural Calzada Romana.

Gran Hotel Rural Cela, en Belmonte de Miranda (Asturias)

Gran Hotel Rural Cela, en Belmonte de Miranda (Asturias)

Arte paleolítico y cruce de caminos con el Camino de Santiago primitivo

Desde Belmonte de Miranda, nos dirigiremos hacia la localidad asturiana de Candamo, que cuenta principalmente con dos elementos identificativos: sus fresas y  la Cueva de la Peña, declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO).

Más concretamente ubicada en San Román, dentro del término municipal de Candamo, la Cueva de la Peña es un destacado ejemplo del arte rupestre paleolítico de esta zona de España, además de la más occidental de toda Europa. Se encuentra muy próxima al río Nalón, que es el que define la orografía de este municipio, y en ella destaca el Salón de los Grabados, así como el Camarín.

En el Palacio de Valdés-Bazán encontraremos, además, el Centro de Interpretación y Aula Didáctica de la Caverna de Candamo, con reproducciones de sus tesoros a escala natural y una exposición multimedia en torno a este tipo de arte en el área cantábrica. Aquí se inician las visitas a la Cueva, para las que es necesaria reserva previa.

Entorno natural de la Ruta del Camín Real de la Mesa

Entorno natural de la Ruta del Camín Real de la Mesa. Foto: Turismo de Asturias

Un poco más al norte, encontraremos la villa de Grado, con su destacado mercado dominical, y cruce de caminos entre el Camín Real de la Mesa y el Camino de Santiago primitivo. En ella, destacaremos también el Palacio Miranda Valdecarzana – Capilla de los Dolores, del siglo XVIII.

También cruce de caminos entre ambas vías es la población de Las Regueras, en la que encontraremos también dos edificios de arquitectura religiosa que merece la pena destacar: el prerrománico San Pedro de Nora y la capilla de Fátima, construida en la misma ubicación que la antigua románica iglesia de Valsera, destruida por un incendio en 1930.

Hasta Somiedo y Teverga, por la Senda del Oso

Y seguimos con los cruces de caminos, ya que en nuestro avance por la Ruta del Camín Real de la Mesa también nos encontraremos con una de las vías verdes más famosas de España. La Senda del Oso, antigua vía de un ferrocarril minero, arranca en Santo Adriano de Tuñón. Esta localidad, referencia también del desfiladero de las Xanas, alberga una preciosa e interesante iglesia prerrománica.

La Senda del Oso continúa por las localidades de Proaza y Teverga, hasta finalizar en Quirós, un municipio pionero en turismo rural de esta zona y referente en escalada gracias a la Escuela El Llano.

Muy cerca de Proaza está la antigua capital de la Senda del Oso, Bandujo, uno de los pocos pueblos medievales conservados en Asturias y una prueba de la gran afluencia de personas que se movía entre esta comunidad autónoma y la Meseta.

En cuanto a Teverga, declarado Pueblo Ejemplar, son visitas obligadas el Parque de la Prehistoria, la Cueva Huerta, la Colegiata de San Martín, los abrigos rupestres de Fresnedo, las brañas, montañas, minas y puertos como el de Ventana. Además, junto a Somiedo, es una de las dos grandes masas oseras de la zona. Allí, los osos pardos nacen y crecen en libertad.

La Ruta del Camín Real de la Mesa confluye con la Senda del Oso

La Ruta del Camín Real de la Mesa confluye con la Senda del Oso. Foto: Turismo de Asturias

Además de los osos, en el Parque Natural de Somiedo también son de interés sus pueblos vaqueiros (La Peral, Perlunes), sus pueblos ejemplares (Villar de Vildos), sus brañas (La Pornacal) y sus puertos (La Farrapona, modelo de turismo ecológico y sostenible), además de sus valles y sus lagos.

En definitiva, si nos decidimos a recorrer la Ruta del Camín Real de la Mesa podremos contemplar la belleza natural asturiana en su máximo esplendor, acercarnos a su rica fauna y flora, además de conocer un poco mejor sus tradiciones y su historia.

Share

3 Comentarios

  1. La iglesia románica de Valsera(Las Regueras) no existe desde 1930. Fue destruida por un incendio. En Valsera en ese lugar existe la capilla de Fátima, en el Camino de Santiago Primitivo.

  2. me encanta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*