Pueblos bonitos de Asturias: Ribadesella y alrededores

Nuestra búsqueda de pueblos bonitos de Asturias nos lleva hoy hasta Ribadesella. En esta bella ciudad asturiana encontramos la combinación perfecta de mar y monte, de agua y naturaleza, de historia y leyendas (de xanas, trasgos y cuélebres)…

Mar y montaña confluyen a la perfección en Ribadesella y sus alrededores

Mar y montaña confluyen a la perfección en Ribadesella y sus alrededores. Foto: Turaventura

Conocida en todo el mundo por su Descenso Internacional del Sella, la localidad asturiana de Ribadesella alberga muchos otros rincones interesantes para visitar. Además del ya mencionado Sella, en esta localidad y el concejo que la rodea encontramos también otros ríos como el Lloviu, el Tinganón y el Guadamía, y montañas como El Mofrechu, Peña Pagadín, La Peruyalina, Gobia y Cruz de Llames. De espectacular belleza son también los acantilados de Palu Verde y El Infiernu, en las localidades de Camangu y Meluerda.

Otra de las maravillas naturales que encontramos en Ribadesella son sus playas. La más importante de todas es la Playa de Santa Marina, que además coincide con la desembocadura del río Sella. De arena fina y dorada, la playa tiene forma de concha perfecta, cuenta con la Q de calidad desde 2004, y en ella están permitidas también las mascotas.

La otra playa urbana de Ribadesella es la de Atalaya que, pese a ser una playa urbana, es una cala escondida y salvaje pero muy acogedora. Otras playas de interés en el Concejo de Ribadesella son la Playa de Vega, declarada Monumento Natural de Asturias; la Playa de Cuerres (un fiordo en la desembocadura del río Guadamía), el Pedral de Arra, Abéu y Tereñes.

Ribadesella, un pueblo lleno de arte

La belleza natural de Ribadesella y su entorno es innegable. Foto: Ribadesella Turismo

La belleza natural de Ribadesella y su entorno es innegable. Foto: Ribadesella Turismo

Más allá de su belleza natural (la más conocida), otro de los motivos que convierten a Ribadesella en uno de los pueblos más bonitos de Asturias es su gran patrimonio histórico y artístico. Éste, que abarca desde la prehistoria hasta la actualidad, es uno de los muchos encantos de esta bella población de Asturias.

Por lo que respecta a la Prehistoria, el enclave más conocido es la Cueva de Tito Bustillo, pero también es recomendable visitar otros como la Cova Rosa, en San Antonio; El Cierru y Les Pedroses, la Cuevona del macizo de Ardines, La Lloseta y El Tenis. Entre las maravillas que estos lugares encontramos desde pinturas rupestres, hasta cráneos, huesos y útiles de caza prehistóricos; pasando por espectaculares estalactitas y estalagmitas.

Ya en el Casco Histórico de Ribadesella, destacaremos el Palacio de la Atalaya, el Portiellu (antigua entrada a la villa), las plazas de María Cristina y Santa Ana, las calles Oscura y del Sol. De los siglos XVI y XVIII, son el Ayuntamiento (antes Palacio de Pietro-Cutre), la iglesia (de la que destacan sus pinturas, el Nazareno y los frisos del altar mayor), la Casa de González Prieto (Correos), la Casa de Collado, la Casa del Pixuecu, la Ermita de Guía (que contempla Ribadesella desde lo alto) y diversas fortificaciones defensivas y cañones de la Guerra de la Independencia.

De épocas más recientes son el edificio modernista del Hotel Marina, del primer tercio del siglo XX), y la Lonja de Pescado, de 1936. Así mismo, de obligada visita en Ribadesella es el Paseo de Santa Marina, junto a la playa del mismo nombre, en el que encontraremos diversas construcciones indianas.

También de interés en una visita a Ribadesella son la Ruta Histórica del Puerto, un museo al aire libre sobre la historia de Ribadesella con dibujos de Antonio Mingote, información en braille y audios; el Museo del Territorio, una antigua escuela de origen indiano con dos exposiciones sobre patrimonio, una sobre patrimonio histórico y la otra sobre patrimonio natural; así como los diferentes elementos del Camino de Santiago a su paso por la localidad.

Qué ver en los alrededores de Ribadesella

Además de la propia población de Ribadesella, en su entorno encontramos otros cuantos pueblos bonitos de Asturias y lugares que merece la pena visitar, bien por su atractivo natural bien por su calidad patrimonial o su importancia histórica.

Pueblos bonitos de Asturias. Foto: Turaventura

Foto: Turaventura

A nivel patrimonial, destacaremos la iglesia de Santa María de Xuncu, de estilo románico tardío y la más antigua del municipio de Ribadesella; la Torre del Junco, un bastión defensivo del siglo XV que estuvo habitado hasta comienzos del XXI; el Palacio de Sierramayor, en Sebreñu; la Casa del Fenoyal, en El Carmen; las casas mimetizadas con la falda del monte de Calabrez; la Casa del Barréu, en Sardéu, que fue sede de la Corporación Municipal durante la Guerra de la Independencia; la románica iglesia de San Salvador, en Moru; el Palacio de Argüelles, en Abéu, que fue trasladado piedra a piedra desde el vecino Concejo de Caravia; el Palacio de Montoto, en Torre; el Palacio de Galmés y la iglesia de Linares; la Casa del Cultura, antiguo hospital de peregrinos, en Berbes; el Palacio de la Piconera, en Sardalla; la iglesia de San Martín, la casa rectoral, la Casa del Colláu y la Capilla de Piles, en Collera; el renacentista Palacio del Retiro, la ermita de San Julián, la neoherreriana Capilla del Cementerio, la Casa Manjón y el tejo centenario de Meluerda; las impresionantes casonas de Camangu, entre las que destaca la Casa del Tarabuxín, del siglo XVIII; y la arquitectura rural de Cuerres, de la que destacamos la Casa de Covián y la iglesia de San Mamés.

Patrimonio monumental en el Concejo de Ribadesella

Patrimonio monumental y natural en el Concejo de Ribadesella. Foto: Turaventura

Otros lugares de interés turístico son: la Cuevona de Cueves, una espectacular cavidad natural que constituye la única vía de comunicación entre la población de Cuevas, excavado entre el río y la montaña, con el exterior; las huellas de dinosaurios que hallaremos en la carretera de subida a Tereñes, y el Camino de Santiago, señalizado y de duración media, con 15 kilómetros de recorrido a través del Concejo de Ribadesella.

Así, el Camino de Santiago entra en el Concejo de Ribadesella por el puente medieval sobre el río Guadamía en Cuerres y, tras atravesar diversas poblaciones actuales (entre ellas, la propia Ribadesella) y el antiguo poblamiento romano de El Forniellu, sale por el puente del río Cerracín, límite con el también asturiano Concejo de Caravia.

Esta zona es también ideal para quienes disfrutan realizando todo tipo de actividades al aire libre. El Concejo de Ribadesella cuenta con una amplia red de senderos y, además, es el entorno ideal para practicar todo tipo de actividades deportivas. En este sentido, una gran opción es la empresa de turismo activo Turaventura.

Descenso del río Sella en canoa

Descenso del río Sella en canoa. Foto: Turaventura

Entre otros servicios, con ellos podrás realizar rutas en quad por la costa de Ribadesella, paintball, descender el río Sella en canoa, buggies, barranquismo, espeleología, la Ruta del Cares, recorridos en todoterreno por los Picos de Europa, descenso de cañones, rafting, rutas a caballo…

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*