Playa de la Lanzada, la arena blanca también está en el norte

La ya mítica Playa de La Lanzada, ubicada en el ayuntamiento pontevedrés de O Grove, uno de los lugares costeros más turísticos de Galicia, es conocida por sus bellos arenales y limpias aguas ricas en yodo, cualidades que la han hecho meritoria en varias ocasiones de la Bandera Azul de Los Mares Limpios de Europa. Y es que esta bella playa, a la que acuden cada año cientos de turistas provenientes de todos los rincones del país, consta de más de dos kilómetros de arena blanca, sin contar las calas adyacentes de Areas Gordas y Praia da Lapa. A pocas distancias del extremo norte del arenal, está la también turística localidad pontevedresa de San Vicente del Mar.

La playa cuenta con un paseo de madera que permite disfrutar de este paraje natural en cualquier época del año, un paraje que se completa con el abrigo proporcionado por el monte Siradella, con sus amplios miradores sobre la costa pontevedresa y en el que se ofrecen interesantes rutas de senderismo. Además, alberga uno de los más completos y bellos ecosistemas dunares de Galicia. Este complejo dunar se compone de una serie de pequeñas dunas y de un conjunto de lagunas estacionales con especies de flora y fauna protegidas. Pero no todo es mar y arena en La Lanzada, sino que esta playa posee un reducto histórico de incomparable valor. Así, alrededor de la Lanzada se pueden contemplar los restos arqueológicos de un castro marítimo del siglo VII a.C, así como de una necrópolis romana del año III d.C. Otros lugares de obligada visita son la Torre de la Lanzada, la ermita de Nuestra Señora de la Lanzada o el popular Castro de la Lanzada.

 

Playa de la Lanzada

Turismo en la Playa de la Lanzada

 

La playa ofrece, además, amplias alternativas de ocio, entre las que destacan facilidades para la práctica de buceo, surf, kitesurf y windsurf, así como con una serie de infraestructuras que hacen más confortable la visita al arenal, como un amplio aparcadero gratuito, duchas, tumbonas, chiringuitos y restaurantes en los que degustar la gastronomía regional. Los más románticos disfrutarán de la belleza sin parangón de las puestas de sol de las que uno puede ser testigo en esta playa, desde donde, en ocasiones, siempre y cuando el viento lo permita, se puede observar la Isla de Ons, otro de los grandes atractivos naturales de la comunidad gallega.

Si estáis interesados en visitar tan espectacular paraje natural no dudéis ni un segundo en reservar alojamiento en hoteles a través de Turispain. ¡No os arrepentiréis!

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*