Doñana: el paraíso de los contrastes

España es un país lleno de contrastes, de colores, de sonidos, de usos y costumbres. Quizás en esta variedad reside el encanto que tanto nos engancha.

Un claro ejemplo es el paraíso natural que se esconde entre tierras y aguas de Huelva, Sevilla y Cádiz. Doñana es territorio de arenas blancas, aguas azules y acantilados ocres. Paisaje de playas vírgenes, dunas, humedales, marismas y pinares.

Doñana es sinónimo de naturaleza en calma y hogar de más de ciento veinte especies de aves, plantas y árboles de terreno húmedo y otras propias de tierras áridas y altas.
En Doñana encontraremos tanta diversidad de ecosistemas que comprenderemos por qué se considera un deleite para los ojos de cuantos pasan por allí. Especies únicas como el lince ibérico o la magnífica águila imperial residen en este parque nacional, único en el mundo por sus peculiaridades cromáticas.

Quizás también podamos comprender el éxito arrebatador de la película “La Isla Mínima” galardonada con el premio del jurado a la mejor fotografía para Alex Catalán (entre otros premios) en la 62 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián y, sin duda, la gran triunfadora en la XXIX edición de los Premios Goya. Obtuvo diez galardones, uno de ellos a la mejor película. Un thriller arrebatador ambientado en un paraje sin igual, bello a la par que siniestro, tranquilo a la vez que intrépido.

Doñana es uno de esos lugares mágicos que muchos españoles aún no conocen. Por ello, hoy queremos indicarle distintas formas de vivir una experiencia única.

Le aconsejamos comenzar la visita por el parque natural de Doñana acudiendo al Centro de Visitantes Bajo guía, en Sanlúcar de Barrameda. Desde allí podrá recoger la información precisa para que su recorrido sea cómodo y satisfactorio.

Hay una serie de lugares que no te puedes perder: Los Bosques de las Marismillas, El Palacio y Charco del Acebrón, el Arroyo de la Rocina Laguna del Acebuche, el Pinar del Coto del Rey o la Dehesa de Abajo.

A fin de cuentas, nuestra visita a este espacio natural cobra sentido cuando observamos la fauna y disfrutamos del paisaje.

Para ello tienes varias opciones: el senderismo, el cicloturismo, las rutas a caballo o en todo terreno e incluso, debido a que Doñana no deja de ser zona fluvial y marítima, se puede navegar por el río Guadalquivir en el Buque Real Fernando desde Sanlúcar o disfrutar de inmensas playas. El Rocío es el lugar de la famosa romería y el cercano Almonte celebra su ancestral saca de yeguas.

También hay ofertas alternativas al senderismo tradicional.Una de ellas es la que ofrece la empresa de Turismo activo “Aires africanos”, sita en Matalascañas (Huelva). La propuesta consiste en, por un lado, un paseo acompañado de un guía ambiental dónde te explican cuáles son las especies que aquí habitan y la formación y el origen de las dunas. Por otro, una ruta en dromedario con degustación de té árabe y dátiles y una visita completa al hogar de los camellos donde conocer un poquito más la vida de estos animales (Visita su web)
Para dormir encontrará diferentes opciones: campings, casas rurales, hoteles y hostales. Sus anfitriones aguardan impacientes su visita.

 

Doñana_Marismas

Marismas de Doñana
Fuente

Dunas de Doñana, Huelva
Fuente

 

La_isla_minima

Imagen de la película La Isla Mínima
Fuente

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*