Magallón y el embalse de la Loteta, turismo cultural y de naturaleza en el Campo de Borja

A solo 56 kilómetros de Zaragoza, la localidad de Magallón forma parte del Campo de Borja y constituye una escapada ideal desde la capital aragonesa por su cercanía, pero también por todo lo que tiene para ofrecer al visitante y su prolongada historia.

Las primeras referencias sobre Magallón corresponden a tiempos de los íberos, que lo denominaron Caraues; muy similar al nombre que le otorgaron los romanos: Caraví. A partir de ahí, diferentes culturas y etapas históricas han ido conformando lo que Magallón es en la actualidad: los musulmanes y su primitivo castillo, su destrucción con la guerra de los Pedros en 1369 y la primitiva fortaleza de la que solo queda la torre del homenaje, que actualmente forma parte de la iglesia de San Lorenzo; la época mudéjar y la iglesia de Santa María de la Huerta…

Las referencias monumentales son incontables. A las construcciones ya mencionadas, hay que añadir también el Convento de los Dominicos (que alberga, además, la Casa de Cultura), la plaza del Mercado y sus arcos porticados, la Ermita de Nuestra Señora del Rosario (emplazada en la misma plaza del Mercado), el romano Puente de Fornoles sobre el río Huecha (parte de la calzada real romana) y su torre vigía, el azud romano o la Ermita de San Sebastián, entre otros.

Embalse de la Loteta. Foto: Ruta de la Garnacha

Embalse de la Loteta. Foto: Ruta de la Garnacha

Pero en Magallón encontramos mucho más que monumentos y patrimonio cultural. En su entorno, destaca el embalse de la Loteta, ubicado en el Paraje del mismo nombre.  Construido a principios del siglo XXI para abastecer de agua a la ciudad de Zaragoza y otros municipios cercanos, el embalse se ha convertido además en un lugar perfecto para quienes disfrutan practicando deportes acuáticos que precisan de una buena dosis de viento (kitesurf, windsurf…) debido a la gran intensidad del cierzo en esta zona.

Y, por si todo esto fuera poco, Magallón forma parte además de la llamada Ruta de la Garnacha, con sus vinos de denominación de origen Campo de Borja, suaves pero con carácter propio. Toda una referencia para el turismo gastronómico en la región, al que también hay que sumar el reconocido Aceite Sierra del Moncayo, procedente de olivos centenarios que conforman un paisaje tradicional sin perder un ápice de modernidad.

Magallón y su área de influencia nos ofrecen, por tanto, la posibilidad de vivir una experiencia muy completa, casi única. Para disfrutarla al máximo, te recomendamos quedarte a pernoctar en la zona, en algunos de los múltiples y maravillosos alojamientos que en ella encontrarás, como el Hostal Loteta Experience, ubicado en la misma localidad de Magallón y distribuido en siete habitaciones diferentes, cada una de ellas con diferentes prestaciones e, incluso, algunas adaptadas para personas con movilidad reducida.

Hostal Loteta Experiencia, un alojamiento muy acogedor en Magallón

Hostal Loteta Experiencia, un alojamiento muy acogedor en Magallón

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*