Las playas de Vigo

Las playas de Vigo son un excelente destino para las familias con niños. Son numerosas las playas a las que se le han reconocido su limpieza, seguridad y calidad de sus aguas.

Playas de Vigo. Fuente.

Playas de Vigo. Fuente.

Bañarse en el Océano Atlántico

Samil, O Vao, Fortiñón, A Fontaíña… Son otras tantas playas viguesas reconocidas con la bandera azul y visitadas por nacionales y extranjeros, que atraen a decenas de visitantes a la provincia de Vigo. La ciudad de Vigo está situada en una de las rías más hermosas de Galicia y, a diez minutos del centro urbano, tenemos playas de arena fina y blanca, con aguas cristalinas y transparentes, que se corresponden con una amplia variedad de gustos: tranquilos arenales familiares, salvajes calas, playas nudistas o con oleaje para practicar deportes marítimos.

El Baluarte del Diamante. Fuente.

El Baluarte del Diamante. Fuente.

Playas con bandera azul

9 playas viguesas recibieron en 2014 la bandera azul en reconocimiento a la calidad de sus aguas, su seguridad y su limpieza. Quizás la playa más famosa de Vigo sea la de Samil, situada en la propia ciudad y con más de mil metros de longitud. Se trata de un destino excelente para las familias y para los niños. Si queremos tranquilidad y descanso, elegiremos A Fontaíña, tranquila, recogida y tradicional. En ella podremos también practicar el nudismo. Fortiñón es una playa con un oleaje más salvaje, pero de gran belleza y situada junto al parque forestal de Saiáns, con rutas de senderismo. Tenemos también playas más pequeñas y acogedoras, como O Xunqueiro y A Sobreira, y el extenso arenal de O Vao: un lugar de esparcimiento para todos los jóvenes de la comarca.

Pontevedra tiene una amplia oferta de alojamientos rurales que constituyen el mejor punto desde el que planificar las excursiones a lugares emblemáticos, como el parque natural de las islas Cíes, y disfrutar de la rica gastronomía gallega, basada en los productos del mar. Quedarnos en una de las casas rurales viguesas es la mejor opción si vamos en verano: nos permite escapar de la masificación del entorno urbano en plena temporada turística y al mismo tiempo disfrutar de la belleza del entorno rural gallego en la temporada estival, el mejor momento para visitarlo.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*