Operación Semana Santa: destino Salamanca

Las calles de la ciudad de Salamanca adquieren, durante la celebración de su Semana Santa, una solemne belleza capaz de emocionar a quienes asisten a las procesiones y actos religiosos que se llevan a cabo en esta Fiesta de Interés Turístico Internacional, pues así está declarada desde 2003. Los nobles edificios salmantinos, su vetusto puente romano y sus hermosas calles, con el peculiar color de la piedra de la ciudad, se prestan a hacer de la Semana Santa un espectáculo digno de ver.
Hermandades, Cofradías y Congregaciones preparan cuidadosa y fervorosamente estos actos únicos que se celebran desde hace varios siglos, como el solemne Acto del Descendimiento, celebrado por la Cofradía de la Vera Cruz desde 1615: en la mañana del Viernes Santo se desenclava de la cruz la imagen del Cristo Nuestro Bien, para dejarla reposar en el Santo Sepulcro. El Obispo de la Diócesis preside el acto mientras los fieles entonan cantos y rezos.

Semana Santa Salmantina Fuente

Semana Santa Salmantina
Fuente

Plaza de Anaya, Salamanca Fuente

Plaza de Anaya, Salamanca
Fuente

En la Procesión del Santo Entierro, iniciada también en 1615, los 7 pasos suben por la Calle de La Compañía, llenando de emoción y respeto a quienes lo contemplan desde las escalinatas de la Clerecía.
Igualmente antiquísima es la tradición de la Procesión del Encuentro, celebrada desde 1916, emotivo encuentro de Jesús Resucitado con Nuestra Señora de la Alegría. Se celebra este acto en la bellísima Plaza Mayor, con danzas tradicionales charras.
Es muy llamativa la procesión que en el Domingo de Ramos recorre las calles con los niños de las distintas cofradías acompañando a la Borriquilla. El mismo día, por la tarde, la Hermandad del Perdón celebra la procesión de Jesús del Perdón, en la que desfila un preso indultado.
La noche del Viernes Santo cuenta con un momento bellísimo y solemne: la Procesión de La Soledad, en ella desfilan los fieles en absoluto silencio y de luto riguroso. A su paso por la Plaza Mayor todas las luces se apagan, excepto las de las velas del paso y los cofrades.
La imagen de Jesús Flagelado, de hermosa talla, es llevada a hombros por sesenta hombres que no se detienen durante las tres horas que dura la procesión. Especial belleza tiene el itinerario de la Hermandad del Cristo del Amor, que empieza en el Puente Romano y termina en la Plaza de Anaya con una suelta de palomas.
Las imágenes de los pasos son de gran calidad y belleza artísticas, firmados algunos por artistas de la talla de Benlliure o Carmona, desfilan por el escenario único de la monumental ciudad y así el conjunto constituye un singular espectáculo estético y religioso.

Suma esta visita a las otras propuestas en Castilla y León. ¡En conjunto tienes una ruta cultural y gastronómica realmente interesante!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*