La Selva de Irati: naturaleza en estado puro

La Selva de Irati está situada en los valles de Aezcoa y Salazar, a poco más de una hora de coche de Pamplona. Es uno de los mayores bosques de hayas y abetos de Europa y en sus más de 17.000 ha de extensión se pueden realizar un gran número de actividades deportivas relacionadas con la naturaleza: senderismo, rutas en BTT y ascensiones de montaña.

La provincia de Navarra cuenta con una gran variedad de casas rurales y en la Selva de Irati existen varios alojamientos de este tipo en enclaves privilegiados donde podréis disfrutar de viviendas centenarias, de la rica comida típica de Navarra regada con buenos vinos y del calor con el que acogen sus gentes a los visitantes de estas tierras

FotorCreated

Selva de Irati
Fuente

Un poco de Historia

La Selva de Irati ha estado en Navarra desde el origen de los tiempos, no puede considerarse un bosque primario por los aprovechamientos madereros y cinegéticos que se han realizado en la zona desde hace cientos de años, pero se trata de un bosque secundario al que dicen sólo supera en grado de conservación a nivel europeo la Selva Negra en Alemania.

A diferencia de lo que ocurre con otros bosques el hombre ha sabido convivir en armonía con la Selva de Irati y desde tiempo inmemorial se han realizado en esta zona aprovechamientos madereros, ganaderos, de pesca y de caza en equilibrio con el medio.

Además de estos usos, los navarros han disfrutado siempre de la Selva de Irati en sus excursiones, y actualmente existen multitud de posibilidades para disfrutar la zona en contacto con la naturaleza.

Excursiones en la Selva de Irati

La Selva de Irati cuenta con 16 senderos balizados de dificultad baja, con recorridos de menos de 10 km, todos ellos están señalados como pequeño recorrido, con marcas verdes y blancas paralelas.

Algunos de ellos parten de Orbaizeta y otros lo hacen desde Ochagavía, pero de entre todos ellos uno de los más bellos es sin duda la Vuelta al Embalse de Irabia, que arranca desde el parking de su presa. Tiene una distancia total de poco más de 9 km, siete de ellos por pista y otro dos por sinuosas sendas, por las que disfrutaremos de toda la magnificencia de este bosque.

FotorCreated1

Foto detalle 2 – Selva de Irati
Fuente

FotorCreated2

Foto detalle 3 – Selva de Irati
Fuente

Cualquier época del año es buena para realizar esta excursión, apta para todos los públicos, donde cada estación tiene su encanto.

En primavera las hojas de sus hayas refulgen de verde con sus nuevos brotes y una explosión de vida jalona todo el recorrido.

En verano el recorrido es más fresco de lo que cabría esperar en esta época, ya que el agua del embalse de Irabia da frescor a la zona y la sombra de los árboles protege del sol durante el recorrido.

El otoño es precioso, el paisaje se viste de amarillos, ocres, rojos y marrones y, el camino está cubierto de las hojas que caen de sus árboles.

Y por último, el inverno es duro. Si ha nevado mucho, la senda es impracticable, pero merece la pena intentar visitarla también en esta época, en la que podemos disfrutar de la belleza que imprime la nieve a su paisaje.

Hay quien dice que Navarra no sería Navarra sin su clima, pero los habitantes de esta zona siempre han pensado que Navarra no sería Navarra sin su Selva de Irati, os animamos a visitar esta maravillosa zona y disfrutar de sus excursiones y de su oferta de casas rurales.

Share

Un comentario

  1. La verdad que no nos damos cuenta lo que tenemos, y como bien decís la Selva de Irati es un lugar único, que bien merece la pena desviarse, ya que sus senderos son accesibles a cualquier tipo de estado físico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*