La Gomera, un paraíso natural por descubrir

La Gomera es la segunda isla más pequeña de las islas Canarias, pero no por eso alberga menos lugares interesantes. Todo lo contrario. En La Gomera encontramos ecosistemas únicos en el mundo y lugares de gran interés turístico, natural y cultural. Os invitamos a recorrer esta preciosa isla canaria y todas las maravillas que alberga.

Declarada Reserva de la Biosfera en el año 2011, en categoría Excelente por sus ecosistemas terrestre y marino, La Gomera es todo un paraíso natural que esconde rincones verdaderamente impresionantes y difícilmente repetibles en cualquier otro lugar del planeta. En ella viven varias especies ya desaparecidas en otras partes del mundo, como la laurisilva milenaria que aún pervive en el Parque Nacional de Garajonay.

La isla es, además, un paraíso senderista con sus más de 650 kilómetros de senderos. A través de ellos, entre la frondosa y rica naturaleza, encontraremos caseríos tradicionales y otros magníficos ejemplos de la arquitectura típica de la zona. En todo caso, la principal protagonista en La Gomera es siempre la naturaleza: los barrancos que caen rectos hacia el mar, los verdes valles repletos de palmerales, las playas de agua cristalina y arena negra, los manantiales y los bosques cuasimilenarios.

Reserva Natural Especial de Puntallana, La Gomera

Reserva Natural Especial de Puntallana, La Gomera. Foto: Turismo de La Gomera

Qué ver en La Gomera

La isla de La Gomera se divide en seis municipios: Agulo, Alajeró, Valle Gran Rey, Hermigua, Vallehermoso y San Sebastián. En cada uno de ellos, además de numerosos senderos y espacios naturales, encontraremos también monumentos, miradores y enclaves turísticos que merece la pena visitar.

Qué ver en Aguló, La Gomera

El municipio de Aguló se encuentra en la parte norte de la isla de La Gomera, entre Hermigua y Vallehermoso. De él, destacaremos especialmente su capital, Aguló, desde la que podremos contemplar unas magníficas vistas hacia el mar, pero sobre todo del Teide y la vecina isla de Tenerife. Esto es posible ya que la población está enclavada en una depresión natural y su casco histórico, elevado sobre una plataforma natural. Se le considera un balcón al mar y los autóctonos lo llaman “el bombón de La Gomera”.

Vista aérea de Aguló, La Gomera

Vista aérea de Aguló, La Gomera. Foto: Turismo de La Gomera

Además del Casco Histórico de Aguló, que es uno de los mejor conservados de toda la isla, merece una visita el pintoresco barrio de Lepe, así como la Presa de las Rosas, un embalse rodeado de vegetación, en el que el tiempo parece detenerse y tan solo se escucha el canto de los pájaros. Por si fuera poco, Aguló está rodeado por el Parque Nacional de Garajonay y cuenta con una tradición única en la isla: las hogueras de San Marcos.

Por lo que respecta a espacios naturales, en Aguló no podemos dejar de visitar el Monumento Natural Roque Blanco. Si bien es de difícil acceso y está lejos de las rutas más transitadas, en él encontraremos una vegetación muy valiosa, en la que predomina el bosque de madroño.

Qué ver en Alajeró, La Gomera

Al contrario que Aguló, el municipio de Alajeró se encuentra en la parte sur de la isla de La Gomera. Una zona bastante llana, en la que encontraremos una muy cuidada arquitectura doméstica. De ella, destacaremos la iglesia del Salvador (s. XVII) con su Cristo crucificado (s.XVI), una de las esculturas más antiguas de la isla. Pero también sus casas de piedra y sus caseríos, así como las ermitas de San Isidro y Nuestra Señora del Buen Paso.

Acantilados de Alajeró, en La Gomera

Acantilados de Alajeró. Foto: Turismo de La Gomera

En cuanto a espacios naturales, aquí se halla el Sitio de Interés Científico de los Acantilados de Alajeró y el Monumento Natural de la Caldera. Los Acantilados de Alajeró solo pueden contemplarse desde el mar y en ellos habitan curiosas especies botánicas y faunísticas. En cuanto al Monumento Natural de la Caldera, es el cono volcánico mejor conservado de toda La Gomera y no ha erupcionado en el último millón de años.

Aquí encontramos también el drago de mayor antigüedad de la isla: el Drago de Agalán, en el barranco de Tajonaje.

Qué ver en Valle Gran Rey, La Gomera

El Valle Gran Rey es el principal enclave turístico de La Gomera (sin tener en cuenta el Parque Nacional de Garajonay, por supuesto). Aquí se encuentran las mejores playas de toda la isla, de arena negra y aguas límpidas y cristalinas: la Playa de Vueltas, el Charco del Conde, la Playa y la Puntilla, y la impactante Playa del Inglés.

En Valle Gran Rey, encontramos las mejores playas de La Gomera

En Valle Gran Rey, encontramos las mejores playas de La Gomera. Foto: Turismo de La Gomera

Situado en un gran barranco, el Valle Gran Rey nace en la antigua capital del municipio: Arure e incluye emplazamientos como la Gran  Meseta de Mérica y el pueblo de Chipude.

Además de esto, en lo referente al ecoturismo, encontramos varios espacios naturales de interés: el Sitio de El Palmarejo, con su mirador; el Embarcadero de Taguluche; el Sitio de Interés Científico del Charco del Cieno (uno de los mayores humedales de la isla y uno de los últimos saladores naturales de las Canarias), y el  Sitio de Interés Científico del Charco del Conde, un ecosistema litoral con una piscina natural que hará las delicias de los más pequeños de la casa.

Qué ver en Vallehermoso, La Gomera

Vallehermoso es el municipio más extenso de La Gomera y se extiende de norte a sur de la misma. En su casco histórico encontramos numerosos (e interesantes) ejemplos de arquitectura tradicional, además de la neogótica iglesia de San Juan Bautista. Otro edificio religioso muy destacable, esta vez en la parte sur del municipio, es la iglesia de Nuestra Señora Candelaria (s. XVI) en Pagos de Chipude, una de las más antiguas de la isla.

Dos de los enclaves turísticos más destacados de Vallehermoso son el Complejo Marítimo y sus piscinas de mar, y el Roque Cano, el mayor referente geológico del norte de la isla. De él, podemos obtener unas impresionantes vistas desde la presa de La Encantadora.

Roque Cano, en el municipio de Vallehermoso

Roque Cano, en el municipio de Vallehermoso. Foto: Turismo de La Gomera

Especial mención merecen también la alfarería del Cercado, los paisajes de La Dama y La Rajita, así como Tazo, Arguamul y Alojera, principal productor de miel de palma y con una playa natural prácticamente virgen.

Además, y como no podía ser de otra manera debido a su extensión, en Vallehermoso encontramos también relevantes espacios naturales. Además del ya mencionado Monumento Natural Roque Cano, sobresalen también el Monumento Natural de los Órganos y el Paisaje Protegido de Orona con sus dos grandes barrancos: el de Erques-La Rajita y el de La Negra.

Hotel Rural Tamahuche, a los pies del Roque Cano, en La Gomera

Hotel Rural Tamahuche, a los pies del Roque Cano, en La Gomera

A los pies del Roque Cano encontramos, además, un lugar ideal para alojarnos en nuestra visita a la isla de La Gomera, especialmente si queremos vivirla en su aspecto más rural y practicar senderismo. Se trata del Hotel Rural Tamahuche, una antigua casona de finales del siglo XIX, rehabilitada y con todas las comodidades. Se encuentra, además, a solo dos kilómetros del Parque Marítimo y su piscina de agua de mar.

Qué ver en Hermigua, La Gomera

Hablar de Hermigua es hablar del legendario bosque de El Cedro, un refugio de la Era Terciaria en el que aún pervive la laurisilva. De exuberante vegetación, cuenta con numerosos miradores y está enclavado en un barranco para finalizar en la playa de Santa Catalina y, más concretamente, en el pescante de Hermigua, uno de los lugares más pintorescos de La Gomera.

El Bosque del Cedro, en Hermigua

El Bosque del Cedro, en Hermigua. Foto: Turismo de La Gomera

Aquí destacaremos, además, la playa de la Caleta y el barrio de San Pedro, también conocido como Valle Alto, y su convento dominico que, además de constituir uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa de La Gomera, guarda una impresionante colección de piezas artísticas. En el barrio de San Pedro podremos también contemplar numerosas casas de arquitectura tradicional canaria del siglo XVIII, el Museo del Gofio y el Museo Etnográfico.

Qué ver en San Sebastián de la Gomera

San Sebastián es el puerto de entrada a la isla de La Gomera y su capital. La población se incluye, además, en la exclusiva lista de lugares colombinos, ya que éste fue el último punto de partida de Colón antes del descubrimiento de América.

En lo monumental, son varios los lugares que destacan en la localidad de San Sebastián de la Gomera: la Torre del Conde, una fortaleza medieval que constituye también la construcción más antigua de las islas Canarias; la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y su museo de arte sacro de los siglos XVI a XIX; la ermita de San Sebastián y la de Puntallana, patrona de la isla; y, finalmente, la Casa de la Aguada, en la que cuenta la leyenda que Colón tomó el agua con la que se bautizó el Nuevo Continente.

En San Sebastián de La Gomera encontramos interesantes ejemplos de arquitectura religiosa

En San Sebastián de La Gomera encontramos interesantes ejemplos de arquitectura religiosa. Foto: Turismo de La Gomera

En cuanto a enclaves y reservas naturales, en San Sebastián destacan el Monumento Natural del Barranco del Cabrito; la Reserva Natural Integral de Benchijigua; el Parque Natural de Majona, la Reserva Natural Especial de Puntallana, y, por supuesto, el Monumento Natural de los Roques. Este último comprende el espacio entre los barrancos de La Laja y Benchijigua y los roques de Agande, Ojila, La Zarcita y Carmona. Se trata de un ejemplo excepcional de vulcanismo intrusivo, ya que han sido excavados por la erosión.

Share

Un comentario

  1. Esta bella isla es uno de mis distintos más añorados y seguro que la veré algún día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*