El Castillo de Loarre, la fortaleza románica más importante de España

Vista general del Castillo de Loarre

Vista general del Castillo de Loarre

El Castillo de Loarre, en la provincia de Huesca, surge imponente a la vista varios kilómetros antes de que lleguemos hasta él. A más de mil metros de altura (1.070 metros para ser precisos), está considerado como la fortaleza románica más importante de España y uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar y civil de toda Europa. Ha sido, además, escenario de varias películas y programas de televisión.

Se cree que fue construido sobre las ruinas de la “Calagurris fibularia” romana, a tenor de las monedas romanas e íberas que se han encontrado en el entorno del castillo. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que fue el rey Sancho III el Mayor de Navarra quien decidió su construcción, en el año 1020, y lo anexionó a su reino como bastión defensivo frente a los musulmanes.

En ese primer momento, el Castillo de Loarre constaba del edificio real, la capilla, el Torreón de la Reina (antigua torre defensiva), el patio de armas, las estancias militares y para el servicio, y la Torre del Homenaje (antigua torre albarrana).

Sería el rey Sancho Ramírez, en el año 1071, quien añadiría a la construcción el monasterio de canónigos, añadiéndole su componente religioso. También se cree que fue él quien inició las obras de fortificación.

Muralla del Castillo de Loarre, vista desde el interiorMuralla del Castillo de Loarre, vista desde el interior

Muralla del Castillo de Loarre, vista desde el interior

No obstante, durante el reinado de su hijo Pedro I, el Castillo de Loarre perdería tanto su carácter religioso como el defensivo. El religioso porque Pedro I decidió trasladar a Montearagón la sede de la congregación religiosa que habitaba en Loarre. El defensivo, debido a los grandes avances de su conquista militar, que provocarían también que el castillo volviera a manos de la Corona de Aragón.

A partir de entonces, el castillo inicia su declive por su escasa participación en el devenir histórico de la Corona aragonesa. Sin embargo, su conservación ha sido exquisita y, en 1906, fue declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional.

La visita al castillo se inicia por su muralla exterior, del siglo XIII, que se puede atravesar bien por la puerta oriental, bien por la Puerta de los Reyes. Antes de acceder al interior del castillo, el primer hito monumental que veremos será la Torre Albarrana.

Vista exterior del Castillo de Loarre

Vista exterior del Castillo de Loarre

A partir de ahí, nos adentraremos en el edificio por la puerta principal para, a continuación, ascender por la escalera de acceso, bajo una bóveda de cañón y decorada en ajedrezado jaqués. Otras estancias relevantes son el Cuerpo de Guardia, la Cripta de Santa Quiteria, la iglesia de San Pedro, los pabellones del monasterio, los calabozos, la sala de armas, la puerta de la fortaleza antigua, el patio de armas, la iglesia primitiva de Santa María de Valverde, el Mirador de la Reina, los pabellones occidentales, los aljibes, la Torre Norte, la Torre de la Reina, el ábside de la iglesia principal y la Torre del Homenaje, las más alta y de más difícil acceso.

Además, encontraremos un amplio patrimonio escultórico y pictórico procedente del Castillo de Loarre en la iglesia de San Esteban de Loarre, del siglo XV. Destacaremos, por ejemplo, la arqueta de San Demetrio, del siglo XI, reliquias procedentes de la cripta del castillo; la imagen de San Pedro, procedente de la iglesia del mismo nombre que encontramos en el interior del castillo, y la imagen románica de la Virgen del Castillo.

No obstante, la iglesia de San Esteban no es el único monumento de interés que encontramos en el municipio de Loarre. También merece la pena visitar la ermita de Santa Ágreda (románica, del siglo XII), la ermita de San Juan, la ermita de Santa Marina, la hospedería (del siglo XVI y estilo renacentista aragonés) y la fuente de los tres caños (siglo XVI).

Camping Castillo de Loarre

Camping Castillo de Loarre

El gran interés histórico y monumental del castillo y la localidad merecen una visita reposada y tranquila. Para disfrutarla adecuadamente, os recomendamos alojaros en las proximidades. Una opción buenísima es el Camping Castillo de Loarre que dispone de bungalows y mobil-homes, así como de habitaciones con baño completo y totalmente equipadas. El camping tiene también parque infantil, supermercado, local social con televisión, préstamo de juegos, piscina y alquiler de bicis y tiendas de campaña.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*