Excursión por el camino de La Trapa en Palma de Mallorca

Tiempo: 3 horas.
Desnivel: unos 440 metros.
Recorrido: Desde Palma de Mallorca por la autovía PM- 1 y por la carreteras autonómicas C- 179 y C- 179-A hasta Andratx -a 28 km de la capital-. Desde esta localidad, por la carretera local PM – 103 hasta Sant Elm.
Época idónea: Primavera, otoño e invierno.

El interés de la ruta se debe al apartado valle de Sant Josep, suspendido sobre el estrecho marino que separa Mallorca del islote Sa Dragonera, parque natural desde 1995 y emblema del ecologismo insular. En ese valle se localizan las ruinas de un pequeño monasterio, Santa María de la Trapa, en un entorno de terrazas, fuentes y otros puntos de interés, erigidos por una comunidad de monjes trapenses.

Inicio
Al final de la avenida Jaime 1 de Sant Elm nace la de La Trapa, que sigue como camino carretero en dirección nordeste.A unos 500 metros de distancia alcanzamos un llano donde se sitúa el predio Can Tomeví.

1 hora
Seguimos por detrás del edificio y a pocos pasos tomamos el primer camino a la izquierda antes de alcanzar el citado collado. Esta vereda alcanza otro pequeño collado y acaba en una recóndita playa: Cala en Basset. Un sendero bien definido asciende, en dirección nordeste, ajustado a los acantilados con vistas de Cala en Basset, Sant Elm y Sa Dragonera.

Sobre la cala, una torre medieval protege el lugar. Remontamos, gracias a unos peldaños construidos en la roca. La última dificultad es un rellano a unos 300 metros de altitud que da paso al valle de Sant Josep, en el centro del cual aparecen las edificaciones de La Trapa. Un breve descenso nos sitúa junto a ellas.

1 hora y 25 minutos
Desde el camino de acceso principal arranca un sendero en dirección norte que alcanza la cota superior de la vaguada. En este punto, marcado por un gran hito de piedras, tomamos una breve desviación a la izquierda que nos lleva al prodigioso mirador de Josep Sastre, emplazado sobre el morro d’en Fabioler, un acantilado de 400 metros cortado a pico sobre el mar, desde el que podemos gozar de las vistas de Sa Dragonera. Nos orientamos hacia el oeste por un paraje rocoso y agreste cubierto de vegetación de carrizo y jaral, conocido como Marina de Ses Basses.

Algunas primaveras este descarnado lugar se ornamenta con una explosión de flores multicolores -lotus, orquídeas… – y los cantiles rocosos se colorean de los amarillos de las aliagas, retamas y violeta de penyal (Hippocrepis baleárica). Una pequeña palmera -el garballó-, aparece dispersa. Este espacio es frecuentado por gaviotas, cuervos y roqueros solitarios, no resulta raro observar halcones peregrinos o de Eleonor, la grácil águila calzada, rebaños de cabras cimarronas o cernícalos.

1 hora y 45 minutos
Tras dejar atrás el mirador, a poco más de 15 minutos, conectamos con el inicio de un camino carretero, en el área denominada Ses Basses -las charcas-, una apartada explotación rural y zona de caza. En una loma se conservan restos de un asentamiento prehistórico, de época talaiotica ( 1 100 a.C – 123 d.C.), ocupado hasta la época musulmana. Las paredes de piedra en seco ejercieron también aquí su buen oficio: bancales, eras, corrales … A Andratx Nuestro camino, con buen firme, sigue hacia el este en suave ascenso hacia el collado de Ses Pedrisses -390 m-. Atravesamos el llano boscoso de Es Campas y por el camino de Ses Basses, alcanzamos en menos de media hora el Coll de Sa Gramola, en el km 106 de la carretera C-71 O.

3 horas
En este punto existe un improvisado aparcamiento de vehículos. A 5 kilómetros al sur, por esta carretera, se sitúa la localidad de Andratx. En paralelo a esta vía, circula un cómodo camino alternativo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*