De Pleitas a Grisén, por la ribera del río Jalón

No hay mejor forma que descubrir la riqueza de una tierra, tanto natural como monumental, que recorriéndola. A pie o en bici, atravesando sus caminos, contemplando cada uno de sus rincones con calma, captando mentalmente cada instantánea. Así es como terminaremos por descubrir la verdadera belleza de cada lugar, de cada población, de cada espacio natural. Y la Ribera Alta del Ebro no es una excepción.

Son múltiples los caminos y senderos que nos permiten desentrañar su belleza, recorrer esos lugares menos transitados que albergan todo el encanto de esta zona de la provincia de Zaragoza. Uno de ellos es el que hoy os proponemos y que nos llevará desde Pleitas a Grisén, caminando por la ribera del río Jalón.

Se trata de un recorrido lineal de baja dificultad y apenas 6,6 kilómetros de distancia que, siguiendo las márgenes del río Jalón, atraviesa las localidades de Pleitas, Bárboles y Grisén y nos permitirá descubrir bellísimos ejemplos de arquitectura mudéjar, además de la fauna y flora de ribera características de esta zona.

Población de Pleitas. Foto: Turismo de Aragón

Población de Pleitas. Foto: Turismo de Aragón

El sendero parte de la población de Pleitas y la abandona en dirección suroeste a través de una pista asfaltada, bordeando el río Jalón por su margen izquierda. Antes de completar el primer kilómetro, habremos llegado a la carretera, por lo que deberemos avanzar por esta con precaución para después, cruzar el puente sobre el río Jalón y, a continuación, desviarnos hacia la izquierda hacia la población de Bárboles.

Esta pequeña población zaragozana, pese a no ser una de las más conocidas, es una pequeña joya que bien merece la pena visitar. Se integra completamente en la Ribera Alta del Ebro y está formada por dos poblaciones: la de Bárboles y la de Oitura.

Entre sus monumentos, destacaremos la Plaza Mayor, el Arco del Castillo, la iglesia parroquial del siglo XVI gótica plateresca, una curiosa casona con mirador en forma de torreón, así como el conjunto de lo que fuera tiempos atrás la mansión de los marqueses, con su galería aragonesa.

Iglesia de Bárboles, con su torre mudéjar. Foto: Ayuntamiento de Bárboles

Iglesia de Bárboles, con su torre mudéjar. Foto: Ayuntamiento de Bárboles

Tras cruzar por el centro de Bárboles, saldremos de ésta en dirección noreste por una pista de tierra rodeada de campos. Así, llegaremos al azud del Jalón, esta vez en su margen derrecha, para continuar por la misma pista hasta toparnos con el cauce frente a nosotros. Lo atravesaremos por un pequeño puente peatonal y, ya en la otra orilla, giraremos a la izquierda para, unos 300 metros después, desviarnos a la derecha por una pista de tierra que transcurre paralela a las vías del tren durante aproximadamente kilómetro y medio.

Después, en una pronunciada curva, giraremos hacia la derecha para desembocar, poco después, en una pista de asfalto que nos llevará a girar esta vez a la izquierda. Aproximadamente un kilómetro después de esto, llegaremos a Grisén, donde finaliza nuestra ruta.

Vista de Grisén. Foto: Ayuntamiento de Grisén

Vista de Grisén. Foto: Ayuntamiento de Grisén

Qué ver en esta zona de la Ribera Alta del Ebro

Si bien esta ruta termina en Grisén, son muchas las rutas que nos permiten recorrer la Ribera Alta del Ebro y descubrir sus encantos. Por mencionar solo un par de ellas, muy accesibles desde aquí y dos de las más renombradas de la zona, encontraremos por ejemplo el Camino Ignaciano y el Camino Jacobeo del Ebro. Si venís a esta zona y tenéis tiempo, no dudéis en recorrer ambos con calma y disfrutando de lo que tienen para mostrarnos.

Y, si después de descubrir todo lo que la Ribera del Ebro tiene para ofrecer al visitante, queremos seguir recorriendo las cercanías en busca de lugares históricos y entornos repletos de magia, a poco más de una hora encontraremos el Monasterio de Piedra y, a menos de media, la capital de provincia, Zaragoza.

Dónde dormir para hacer la ruta de Pleitas a Grisén, por la ribera del río Jalón

Un lugar perfecto para descansar, desconectar y tomar de base de operaciones tanto para recorrer la ruta de Pleitas a Grisén, como el resto de rutas por la Ribera Alta del Ebro, o incluso acercarse a la ciudad de Zaragoza y el Monasterio de Piedra es La Casona, situada en la población de Oitura, perteneciente al municipio de Bárboles.

La Casona, en Oitura, municipio de Bárboles, Ribera Alta del Ebro

La Casona, en Oitura, municipio de Bárboles, Ribera Alta del Ebro

La casa está completamente equipada, en plena Ruta Mudéjar y en una zona muy tranquila de la población, ideal para acceder a las rutas jacobea y cervantina, entre otras.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*