Consejos prácticos para ir de acampada

Una manera única de sentir la naturaleza en su estado más puro, es realizando una acampada. De ti depende qué tipo de acampada quieres, dónde quieres ir y qué actividades realizar. En España existen múltiples lugares destinados a esta actividad, además de numerosos campings en los que instalarte y disfrutar de los servicios básicos. Sin duda, es un tipo de turismo rural perfecto para conocer desde dentro preciosos parajes de la geografía española, así como realizar actividades multiaventura y aprender cómo vivir en mitad de la naturaleza. Si te pica el gusanillo, a continuación te contamos qué principios debes tener en cuenta a la hora de realizar esta original escapada rural.

Antes de emprender esta aventura, debes tener en cuenta que es una actividad de convivencia, en la que no tendrás las comodidades de tu vida diaria. Haz bien la lista de cosas que vas a necesitar, sobre todo si tienes algún tipo de enfermedad importante o eres alérgico. Lo importante es pasar una estancia agradable y divertida.

camping

¡De acampada!

Lo primero que tendrás que hacer es preparar tu mochila. Haz una lista de lo que vas a necesitar, en función del tipo de acampada que vayas a hacer y de los servicios que podrás disponer. Mete al final lo que vas a necesitar primero, para que el acceso sea más sencillo, reparte el peso equitativamente, evitando pesos innecesarios. Hay que procurar que tu espalda tenga un apoyo cómodo y que no haya ningún impedimento para que tu marcha sea agradable.

Pero, ¿qué llevar? Ante esta pregunta te recomendamos que incluyas lo siguiente: productos de higiene personal, chanclas si vas a ir a una ducha común, saco de dormir, esterilla, ropa según la climatología, aunque siempre es recomendable que lleves algo de abrigo, ya que aunque sea verano, las temperaturas bajan en la noche.  Tampoco te debe faltar una linterna, un cuaderno con bolígrafo, cantimplora, una pequeña bolsa, gorra, crema solar, repelente de insectos, barra de labios, gafas de sol, papel higiénico, navaja multiusos, mapa, cerillas, impermeable, botiquín, bolsas de basura, y si es el caso, instrumentos para cocinar. Lleva dinero, pero la cantidad necesaria y te aconsejamos que dejes los aparatos electrónicos en casa, ¡hay que disfrutar al máximo de la naturaleza!

Una vez llegado a tu destino, elige el lugar para acampar antes de que anochezca. Es recomendable instalarse en un lugar semiabierto, con árboles que puedan proteger del viento, y con terreno llano, sólido y seco, sin piedras, arbustos, ni demás elementos que puedan estropear la tienda. Ya elegido el lugar, es hora de montar la tienda, si es entre varias personas, mejor. Estira la base y coloca las piquetas de las esquinas, inclinadas ligeramente hacia la tienda, no verticalmente. Coloca los mástiles, el doble techo, si lo hubiera, y si hace viento, puedes colocar tirantes desde los mástiles a un árbol cercano.

¿Qué hacer con los alimentos? No los guardes en la tienda, así evitarás que atraigan animales. Es recomendable que se guarden en un lugar común de acceso para todos, como el interior del coche, en el que estarán protegidos de insectos, humedad y calor. Por supuesto, ten en cuenta los días que vas a estar y raciona en función de ello.

Por último, mantén una serie de normas básicas de convivencia, de modo que tu estancia sea más agradable. Vela por la seguridad de tus compañeros, y si vas con niños, extremar las precauciones. Mantente en las zonas señalizadas, cumple las reglas de acampada, y respeta a tus vecinos, si los tuvieras.

Con todo esto, ya tienes la información necesaria y suficiente para que tu estancia en un camping sea perfecta. Disfruta de la experiencia y del entorno.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*