Ruta por los castillos del Señorío de Molina

Comenzamos en la provincia de Guadalajara, la ruta por la capital del Señorío de Molina de Aragón, que lleva su mismo nombre, Molina de Aragón. El origen de su fortaleza se remonta a los musulmanes, que comenzaron a construirlo en el siglo X, aunque hasta el XIII no fue terminado. En la actualidad, es uno de los más grandes.

Destaca por sus cuatro enormes puertas principales y sus torres. La Torre de Aragón, domina la población en lo alto del cerro, aunque también conserva la torre del homenaje, la de armas y la de veladores.

El patrimonio de Molina de Aragón, está declarado Conjunto Histórico Artístico. De gran riqueza monumental, histórica y paisajística, se pueden recorrer sus calles medievales, así como visitar su barrio Judío y el de la Morería, el puente románico, la iglesia de Santa Clara, el Museo de Molina y los numerosos palacios de los siglos XVI al XVIII.

 

Molina de Aragón

Castillo de Molina de Aragón. Fuente

 

Seguimos por el castillo de Santiuste, situado en la localidad de Corduente. Se trata de una construcción típicamente aragonesa, con recinto rectangular, patio central y cuatro torreones.

Debido al terremoto que asoló Lisboa en 1755, que afecto a gran parte de la península Ibérica, este edificio en estado ruinoso, fue adquirido en 1971 por un particular, quien reconstruyó gran parte del mismo. Hoy por hoy, es de propiedad privada y se usa como vivienda. Aunque también ofrece comidas y cenas medievales para grupos y empresas.

En su entorno está el Parque Natural del Alto Tajo, el barranco de la Hoz y el Santuario de la Virgen de la Hoz.

De gran importancia estratégica fue el castillo de Establés. Fue construido tal cual hoy se ve, constando de fuertes muros que forman una planta cuadrada, esquinas con cubos semicirculares, siendo el torreón el más fuerte de ellos. Es conocido también como el castillo de la Mala Sombra.

Hay que mencionar en este municipio la arquitectura popular de la plaza Mayor, la iglesia parroquial o la llamada torrecilla.

Concluimos en el castillo de Zafra. Su construcción data de la segunda mitad del siglo XII y primera del XIII, la cultura del bronce y del hierro han dejado sus huellas, así como los celtíberos, romanos, visigodos y árabes.

Hoy queda la torre derecha que custodiaba la entrada. Desde el patio de armas, se accede a la torre del homenaje, totalmente reconstruida.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*