Buesa, la puerta de entrada al Pirineo aragonés

¿Eres amante de la naturaleza y la aventura? Ven a Buesa. Está situado entre el bosque y las montañas, y tiene apenas un centenar de habitantes. Conoce algunas rutas que puedes realizar desde este pueblo.
Buesa, puerta de entrada al Pirineo aragonés

Buesa, puerta de entrada al Pirineo aragonés. Foto: Turismo de Aragón

Cuatro recorridos para todos los gustos

A menos de cuatro kilómetros de Buesa, se encuentra la cascada del Sorrosal. A su vez, este atractivo natural se localiza a unos tres minutos a pie de la villa de Broto y del río Ara, donde desemboca el afluente que le da nombre a este salto de agua. Para llegar hasta aquí, hay que partir desde Broto por un sendero bien demarcado.

Cuando ha llovido lo suficiente, podrás apreciar caídas menores de agua, un anticipo del espectáculo que verás al final. Si eres un senderista experimentado y cuentas con el equipo adecuado, o estás dispuesto a alquilarlo, de seguro querrás acceder a la parte alta del barranco del Sorrosal a través de la vía ferrata.

La siguiente excursión está a trece minutos en coche desde Buesa, en la localidad de Torla-Ordesa. Aquí se encuentra un sendero que te llevará hasta el Puente de los Navarros, una estructura de piedras labradas construida en los años treinta del siglo pasado. Posee un gran arco central acompañado por arcadas de menor tamaño en ambos lados. Al ser una ruta tranquila, sin dificultades técnicas, es apta para toda la familia. Te tomará aproximadamente dos horas recorrerla de ida y de vuelta.

El paseo comienza en el centro de visitantes del Parque Nacional De Ordesa y Monte Perdido. Desde allí, puedes tomar distintos caminos que te llevarán al puente; las señalizaciones te indicarán cuáles son los más largos. Sin importar cuál elijas, obtendrás vistas privilegiadas de los valles de Broto y de Ordesa. Te sugerimos tomar una ruta de regreso distinta; incluso puedes irte por la carretera A-135. Así podrás observar el paisaje desde perspectivas diferentes.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Foto: Turismo de Aragón

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Foto: Turismo de Aragón

Otra ruta fascinante es la que te lleva desde Buesa hasta Sierra Trallata, particularmente al punto donde está la ermita de Nuestra Señora de Bun. Esta edificación con más de un siglo de antigüedad cuenta con cabecera y una sola nave cubiertas con una bóveda de cañón. Para construirla, se utilizaron rocas sedimentarias unidas con argamasa.

Como los ascensos y descensos de esta senda no son muy pronunciados, es ideal para cualquier excursionista. Durante el trayecto, disfrutarás de vegetación propia del clima de montaña, barrancos, caídas de agua y las ruinas de casetas de pastores y corrales de piedra. El camino que parte de la iglesia de Santa Eulalia con rumbo a la localidad de Fanlo es el punto de partida. Tras dejar Buesa, deberás tomar el sendero hacia la ermita. En los días despejados, los rayos del sol pueden caer de lleno. Por lo tanto, te aconsejamos emprender la marcha temprano por la mañana.

La localidad más próxima a Buesa es Sarvisé; está a menos de tres kilómetros. Si quieres visitarla, ¿por qué no hacerlo a pie? Disfrutarás del paisaje y podrás conocer la ermita de San Cristóbal y la iglesia de la Natividad, construcciones de los siglos XIX y XX, respectivamente.

Para llegar, deberás desplazarte por el margen del barranco de Buesa con dirección a la carretera que va hacia Broto. Recorrerás un bosque de robles y podrás contemplar las casas construidas sobre las peñas. Es un descenso de alrededor de media hora. Poco antes de llegar, pasarás a un lado de la ermita mencionada, de manufactura similar a la de Nuestra Señora de Bun. Al toparte con la carretera, deberás girar a mano izquierda. En este punto, la entrada a Sarvisé y su iglesia estarán a menos de cuatrocientos metros.

Dónde dormir si visitas Buesa

Cuando vengas a Buesa, te invitamos a quedarte en Casa Migalico. La propiedad cuenta con dos apartamentos de aspecto rústico. Cada uno tiene capacidad para cuatro personas y está perfectamente equipados. Sus prestaciones incluyen calefacción, agua caliente, servicio de internet inalámbrico, cocina con todo el menaje necesario, nevera, microondas y lavadora.

Casa Migalico, en Buesa (Huesca).

Casa Migalico, en Buesa (Huesca).

Con su acogedora atmósfera y la atención personal de sus dueños, Casa Migalico hará que tus vacaciones en Buesa sean aún más encantadoras.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*