Sumérgete en las profundidades del mar en busca de tesoros escondidos

Los mejores lugares para bucear en España

No hace falta recorrer miles de kilómetros para encontrar un paraíso para buceadores, de hecho, tienes algunos de los mejores lugares del mundo más cerca de lo que imaginas.

España, por su situación privilegiada en el extremo sur de Europa, es un país rodeado de agua con costas que dan al Cantábrico, al Atlántico y al Mediterráneo. Es un paraíso para el submarinismo, con 3.000 kilómetros de costa en total que ofrecen profundidades espectaculares y paisajes subacuáticos que son un verdadero tesoro y, lo mejor, es que ¡el clima acompaña!

Vamos a estructurar este artículo en ocho comunidades para que, vivas donde vivas, tengas cerca un punto al que acudir en caso de tener unas ganas irresistibles de zambullirte en el agua.

Andalucía

Recomendamos tres puntos, cada uno con un encanto particular, que seguro que no te decepcionan.

El primero de ellos es el Parque Natural del Cabo de Gata – Níjar en Almería. Es uno de los espacios con mayor riqueza del país, tanto es así, que la UNESCO declaró la zona Reserva de la Biosfera.

De origen volcánico y apariencia desértica, ofrece callejones y desfiladeros de piedra que forman unos pasillos muy particulares. Mientras practicas buceo en esta bonita zona encontrarás bancos de arena y grandes praderas de posidonia.

Buceo Almería en la Isleta del Moro en Almería.

Si eres principiante, te interesará saber que puedes hacer una inmersión en la Piedra de los Amarillos – también conocida como Piedra de los Burros- y en la zona de la Amatista.

Si eres un buzo experimentado, te recomendamos visitar Arna, el vapor del Cabo de Gata hundido a 40 metros de profundidad en Punta Baja.

La cueva del francés y la piedra de los meros es la que dota de misterio y encanto a esta zona.

¡Por cierto! El clima de Almería permite bucear prácticamente en cualquier época del año.

En Granada, te recomendamos dos puntos muy cercanos – 54,5 kilómetros – para que disfrutes de los dos en el mismo viaje. Son Castell de Ferro y La Herradura.

La particularidad de Castell de Ferro es que sus aguas son tranquilas y tiene muchos rincones escondidos por los que dejarte llevar. Ahí encontrarás interesantes paredes y cuevas sumergidas, muchas de ellas recubiertas de coral naranja. En cuanto a la bahía de La Herradura – entre Almuñecar y Nerja – cabe destacar que cuenta con varias zonas de buceo aunque destacan los dos cabos rocosos que la cierran: Cerro Gordo y Punta de la Mona.

Para los principiantes aconsejamos la playa de La Marina con una profundidad de 14 metros. Para los experimentados recomendamos la Punta de la Mona con 50 metros de profundidad.

Ahora nos vamos a Cádiz para hablar de Tarifa, unos de los puntos más adorados por los surferos. Pero es que Tarifa es mucho más que olas. De hecho, es uno de los destinos preferidos por los submarinistas ya que es uno de los pocos lugares de nuestro país dónde puedes ver tortugas.

YellowSub Tarifa en Tarifa, Cádiz.

Sin embargo, consideramos que el protagonista de las inmersiones de esta zona es el Pecio de San Andrés. Cuando lo encuentres, te hallarás ante una pared de 18 metros lleno de centollos, madréporas y Tres Colas, el pez del lugar.

Eso sí, es importante que antes de bucear tengas en cuenta el estado del viento y las mareas.

Baleares

Las Islas Baleares son un tesoro en nuestro país y para los buceadores es algo así como un parque temático porque tienen muchas opciones para disfrutar de lo lindo.

Son varios los puntos que debemos destacar si decides pasar unos días en estas islas. ¡Toma nota!

Empezamos por nuestra favorita: Menorca. Esta isla compuesta por blancos y azules fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Se caracteriza por sus grutas submarinas,  sus preciosas cuevas y por tener unas aguas templadas con visibilidad de hasta 50 metros.

La costa norte es abrupta pero encierra verdaderos tesoros. La  domina el Cap de Cavalleria y la Mola de Fornells. Se trata de dos salientes de roca enormes protegidos bajo la denominación de la Reserva Marina de Cavalleria. La fauna marina que vive en la reserva es espectacular. Eso sí, sólo se permiten las inmersiones en la Zona C y con autorización previa.

Si te decantas por esta zona, no te pierdas la Marina de Cavalleria, un fondo rocoso a 25 metros de profundidad.

Otro punto interesante de la isla de la Illa de l’Aire, un islote situado frente a Punta Prima, en la costa sudeste de Menorca (San Lluís). El atractivo de este punto es la riqueza de flora y fauna marina y los cambios de profundidad que hay.

Para descubrir los secretos que aguardan en el fondo deberás llegar en embarcación, pero en la zona encontrarás actividades que se dedican a prestar este servicio.

No puedes olvidar la cueva d’En Pont cerca de La Ciutadella. Ahí tienes metros de longitud para bucear.

Foto by Anurag Harishchandrakar on Unsplash.

Formentera es otro de los diamantes del conjunto de islas. Tanto es así que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En Las Pitiusas encontrarás multitud de cuevas, acantilados y paredes. En esta parte de la costa, puedes sumergirte todo el año ya que la temperatura es estupenda.

Si lo que buscas son praderas de Posidonia y pecios hundidos, has elegido el lugar perfecto.

No nos podemos olvidar Mallorca y su Cala Ratjada en Capdepera. Es una reserva marina de 11.000 hectáreas, y la costa está formada por acantilados en los que destacan sus cuevas submarinas.

No te olvides de visitar  el Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera. Se trata de un conjunto de islotes de gran valor natural ya que han permanecido aislados y ello le ha valido para mantener un paisaje submarino prácticamente virgen. Desde la Colònia de Sant Jordi encontrarás embarcaciones que te llevarán hasta allí. En la isla podrás disfrutar del castillo, del muelle y  de su hermosa playa de aguas cristalinas. Además, aquí hay un refugio natural, pero para fondearlo debes solicitar un permiso especial de navegación.

Islas Canarias

Esta Comunidad es otra de las zonas preferidas de los buceadores. Te hablamos también de varias posibilidades… ¡sinceramente no sabemos con cuál quedarnos!

Nos vamos a la isla de El Hierro, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Es la isla canaria más joven y es de origen volcánico. Quizás sea por contar con las aguas más cálidas de España, o por ser uno de los puntos en los que se puede bucear durante todo el año – incluso hacer inmersiones nocturnas – por lo que se considera el mejor destino europeo para la práctica de este deporte.

Las aguas que la rodean alcanzan hasta los 100 metros de profundidad. Los apasionados de la fotografía encuentran aquí un paraíso ya que la inspiración fluye en cada rincón mientras recorren sus cuevas, túneles y paredes.

Destacamos el punto de la Reserva Marina del Mar de las Calmas, al sur de la isla, frente a La Restinga, un barrio del municipio de El Pinar, un pequeño núcleo de pescadores alrededor de un puerto pesquero.

En la isla de Gran Canaria, destino vacacional por excelencia de nuestro país, también te recomendamos varios puntos. Si es posible, evita el sur ya que es muy arenoso y resta atractivo a la actividad.

En la costa norte, te recomendamos La Caleta y Sardina del Norte. Frente a la playa de Las Canteras tienes más puntos interesantes como las bajas de Fernando, Roquerillo y el Roque Matavinos.

La costa del noreste es el punto preferido de los amantes de los pecios ya que es ahí donde se encuentra la mayor concentración de barcos hundidos.

Por último, la costa este custodia la Reserva Marina de El Cabrón con una profundidad máxima de 22 metros y una dificultad media.

No nos podemos olvidar de Fuerteventura con aguas con temperaturas de entre 18ºC y 23ºC y visibilidad excelente hasta los 50 metros de profundidad.

Centro de Buceo Stefan Heidler en Fuerteventura.

Los puntos ideales para realizar inmersiones son la Islas de Lobos, Reserva de la Naturaleza desde 1982, famosa por su excelente visibilidad y cornisas volcánicas. Cala de Fuste también ofrece una bonita experiencia con piedras escondidas entre la arena blanca. Ajuy, un pequeño pueblito en la costa oeste de la isla, encontrarás grandes cuevas y formaciones de piedras volcánicas. Si eres buceador experto verás rayas y algún angelote.

Te proponemos también el Archipiélago Chinijo en Lanzarote, concretamente la Isla La Graciosa. Es la isla más desconocida de las Islas Canarias, incluso en algunos puntos todavía no hay carreteras asfaltadas.

Contraluces, bancos de peces, gorgonias, formaciones volcánicas y restos arqueológicos es lo que te ofrece esta isla.

Cataluña

Si pensamos en bucear en Cataluña se nos vienen a la mente dos puntos, ambos en la Costa Brava.

Uno de ellos es, sin duda, las Islas Medas. Para los más expertos, las siete islas que forman este archipiélago tienen mucho atractivo por sus rutas entre corales y bosques de algas con una profundidad de 220 metros y 23 hectáreas de extensión.

En 1990 se creó una reserva marina para preservar su rica fauna y flora. Desde 2010 el archipiélago es considerado Parque Natural Nacional protegido.

Una de las inmersiones preferidas es La Vaca, Pota de Llop y Carall Bernat. El mayor atractivo de la primera es el juego de contraluces. En la segunda, muy vistosa, encontrarás cientos de esponjas y corales y paredes verticales de hasta 50 metros. Es apta para todos los niveles ya que las profundidades van de los 6 a los 50 metros.

Cadaqués Sub en Girona.

El otro punto interesante es el Cabo de Creus, en el Cabo de Rosas. Al ser una zona de relieve irregular la inmersión no deja de sorprender continuamente. Además, es una de las zonas más vírgenes de la Costa Brava donde encontrarás arrecifes, paredes de gorgonias, cuevas y túneles.

Para iniciarse en el apasionante mundo del buceo, te recomendamos los puntos de La Galera y el Bau del Moli ya que sus aguas son muy transparentes y tienen poca profundidad.

Destaca también, pero para buceadores más experimentados, la Illa de la Massa d’Or, considerada la mejor reserva biológica de la zona.

Comunidad Valenciana

Si pensamos en la Costa de esta comunidad es imposible no pensar en la perla de esta zona de costa, las Islas Columbretes. Se trata de un conjunto de piedras volcánicas situadas a unos 50 kilómetros de la costa de Castellón.

Se trata de una reserva marina cuya profundidad alcanza hasta los 80 metros. Las inmersiones sólo se pueden hacer en los sitios autorizados y señalizados. No obstante, gracias a su aislamiento permanece en perfecto estado de conservación. ¡Es increíble la cantidad de vida marina que hay en sus aguas!

Centro de Buceo Scorpora en Alicante.

Te recomendamos también la Isla de Tabarca en Alicante, es Reserva Marina del Mediterráneo por su biodiversidad y la calidad de sus aguas. Además, es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana.

Galicia

La práctica del submarinismo en la Islas Cíes – Ría de Vigo- es de las experiencias más increíbles que ofrece la zona por su gran riqueza natural y arqueológica. Están dentro del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, sólo esta inclusión ya nos hace pensar en su inconmensurable belleza.

En la cara oeste puedes hacer inmersiones de hasta 35 metros.

Estamos hablando de aguas atlánticas por lo que debes tener en cuenta que aunque sea verano puede hacer frío.

En las Rías Baixas – Pontevedra y A Coruña – encontramos Arousa, tienes a tu disposición un lago oceánico inmenso protegido de los fuertes vientos y tormentas por lo que la práctica del buceo es posible todo el año. Sin embargo, la visibilidad es reducida, tanto aquí como en el resto de la zona.

Aquí no encontrarás grandes peces pero te aseguramos que hay pocas rocas en las que no haya un trozo de vida encima.

Murcia

En el Cabo de Palos, en pleno litoral murciano, se halla esta reserva marina considerada como paraíso del buceo.

En Islas Hormigas encontrarás barcos hundidos, como el famoso Sirio que naufragó a principios de siglo y desde entonces descansa a 40 metros de profundidad, e interminables praderas de posidonia oceánica. Estos son sólo dos de sus principales atractivos.

Foto by Jakob Owens on Unsplash.

Debes tener en cuenta que los bajos del cabo de Palos están dentro de la zona de protección de la reserva marina, así que el buceo en ellos está regulado. No obstante, merece mucho la pena aunque sea sólo por ver las cabezas de roca que ascienden desde unos 60 metros de profundidad y casi rozan con su cima la superficie.

Ahora te toca elegir a ti en que lugar sumergirte para comenzar una nueva aventura.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*