7 deportes innovadores para disfrutar de la nieve durante el 2018

7 Propuestas innovadoras para disfrutar de la nieve como nunca antes

Pensamos en nieve y nos viene a la mente el deporte rey del invierno: el esquí. Sin embargo, hay muchos otros deportes asociados a la nieve que queremos que descubras y sobre todo, que practiques.

Snowkiting

Snowkiting vía Maxpixel.

El kitesurf de la nieve. Este deporte consiste en deslizarse por la nieve sobre unos esquís o tabla de snowboard mediante la tracción de una cometa. Sólo tienes que buscar una explanada amplia en la que realizar grandes recorridos, giros y saltos, o bien ascender o descender picos, planeando según la dirección del viento. Este deporte es peligroso y requiere supervisión si no se ha realizado previamente, así que si nunca lo has practicado, es recomendable contratar un monitor o guía especialista.

Escalada en el hielo

Escalada en el hielo vía Pixabay.

Muy similar a la escalada, pero con la diferencia de que el terreno a escalar es hielo o nieve dura, cuya dificultad requiere el uso de equipamiento especial tanto para su realización como para garantizar la seguridad. La dificultad viene determinada por la inclinación de la pared y por el grado de dureza de la nieve. Si no se tiene la experiencia suficiente, también es recomendable realizar esta actividad con personal cualificado que te dé los consejos e indicaciones necesarias.

Paintball en la nieve

Paintball en la nieve vía Bierzo Natura.

Estrategia y persecución son las aptitudes clave. La actividad consiste en formar dos equipos enfrentados que se disparan mutuamente con bolas de pintura para eliminar a los integrantes del bando contrario. Cada vez más, las empresas ofrecen la posibilidad de realizar paintball en mitad de la nieve, entorno que dificulta la partida debido a la inestabilidad del terreno y a las bajas temperaturas, pero haciéndola al mismo tiempo más atractiva. Además, ¡las caídas seguro que duelen menos!

Construir un iglú

Iglú vía Pxhere.

Conviértete en esquimal por un día construyendo tu propio iglú. Una actividad creativa, de unas dos horas de duración, en la que tendrás que poner toda la carne en el asador para lograr que tu iglú sea resistente. Un monitor te irá dando consejos y trucos para que puedas manejarte con mayor facilidad y puedas disfrutar al máximo de esta divertida experiencia.

¡Imagina tener tu propio refugio en la nieve!

Mushing

Mushing vía Pixabay.

Originariamente fue un eficaz modo de transporte nórdico, que permitía un rápido desplazamiento por superficies nevadas. Actualmente, aunque no se ha perdido del todo su uso original, se ha convertido en todo un deporte de culto que cuenta con importantes profesionales y escuelas, y del que se organizan varios campeonatos a lo largo del año.

Las rutas en trineo se realizan en temporada de otoño-invierno,  en amplias zonas de terreno nevado. Son dirigidas por entrenadores y guías especializados, denominados mushers.

Los perros que normalmente forman parte del equipo del musher son de razas como el Alaska Malamute, el Samoyedo, o el Husky Siberiano, perros nórdicos con una resistencia asombrosa que están totalmente adaptados a las bajas temperaturas, y cuentan con un instinto innato para realizar esta actividad.

Durante esta bonita experiencia podrás llegar a conocer cómo se comportan los perros nórdicos, qué modalidades de mushing existen, cómo montar, organizar, e incluso guiar tu propio equipo de perros.

Esta actividad te permitirá vivir una preciosa y única experiencia, llena de emociones y sensaciones irrepetibles, en contacto directo con estos nobles animales y con la más bonita naturaleza de montaña.

Skijoring

Skijoring by PhotoBobil vía Flickr.

Este deporte es uno de los más divertidos. Se trata de coger el mushing y darle un giro. Esquiador y perro corren tanto como pueden, por lo que la armonía entre ambos es la clave para llegar a vivir una experiencia realmente emocionante.

El trabajo en equipo es el pilar de este deporte único, con participantes en ambos extremos del arnés en un constante estado de esfuerzo. Los esquiadores no son pasajeros pasivos; trabajan con los perros para aumentar la velocidad, en lugar de ser tirados.

El complemento normal para practicar skijoring son dos perros y un esquiador. Estos son los elementos necesarios para alcanzar velocidades de 40 kilómetros por hora. Una vez se dominan todas las facetas del deporte, sus movimiento son muy excitantes. Con la instrucción y el equipamiento adecuado, se puede alcanzar un alto nivel de competencia.

Heliesquí

Heliesquí by Darryns vía Wikimedia Commons.

El heliesquí se trata de un deporte arriesgado que consiste en subir a un helicóptero, buscar un collado para aterrizar y bajar por sus laderas vírgenes. Las precauciones que hay que tomar al esquiar fuera de pistas son varias, pero la más importante es informarse de las condiciones climatológicas antes del descenso y obviamente, estudiar mapas de la zona para evitar los peligros que acarrean los posibles desprendimientos y aludes.

La práctica de este deporte se originó hace más de 40 años en las estadounidenses Montañas Rocosas, donde se encuentra la estación de Aspen, un marco incomparable con montañas inmensas donde practicar el esquí. En este lugar comenzaron a utilizar los helicópteros para subir a gente a las colinas más altas y poder descender tranquilamente en medio de la nieve virgen.

Actualmente, está considerado como uno de los deportes más complicados que existe, ya que se puede pasar de los grandes glaciares al esquí entre árboles y grandes inclinaciones, donde las condiciones y el terreno pueden variar considerablemente.

Además, la nieve cambia de suave a dura costra azotada por el viento y, entre ambas circunstancias, infinidad de variantes. De esta forma, el que realiza este deporte debe ser capaz de pasar de una pista azul a una negra sin dilación.

¿Qué te habíamos dicho? ¿A que no sólo del esquí vive la nieve?

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*