7 cosas divertidas que hacer en Madrid

Madrid no tendrá playa, pero tiene un encanto especial que hará que te enamores de ella al instante. Además de infinitas posibilidades comerciales y lúdicas, y una amplia y variada oferta cultural, podrás disfrutar de preciosos parajes naturales a muy pocos kilómetros del centro. Busques lo que busques para tus vacaciones, lo encontrarás en Madrid.

1. Déjate sorprender por la belleza de su casco histórico, la Puerta de Alcalá, la famosa Plaza de Cibeles presidida por el Ayuntamiento, la Puerta del Sol, el Palacio Real, etc. Apúntate a alguna de las rutas guiadas que se ofrecen en la ciudad, o coge un mapa y descubre la ciudad a tu ritmo. La oferta cultural en Madrid es muy amplia, pero no dejes de ir visitar el Paseo del Prado: Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza, y Museo Reina Sofía. Si te gustan los toros, no dejes de ir a la Plaza de toros de las Ventas y, como guinda del pastel, disfruta un bello atardecer en el Templo egipcio de Debod.

2. Conoce el Madrid más cosmpolita recorriendo la céntrica la Gran Vía, el tramo más comercial de la ciudad: tiendas, hoteles, teatros, cines, clubs, restaurantes, y un largo etcétera. Por otro lado, la “milla de oro” de Madrid se encuentra en el Barrio de Salamanca, donde encontrarás todas las tiendas de lujo y primeras marcas.

3. Aunque cualquier día es bueno, un paseo por el Parque del Retiro en un domingo soleado es una de las mayores delicias de esta ciudad. Descubre sus rincones montando en bici, paseando o patinando, siéntate en cualquier rincón a leer tu libro favorito, da un paseo en barca por el estanque…cualquier opción es válida para disfrutar de uno de los lugares preferidos de los madrileños para su tiempo de ocio.

4. Descargar adrenalina en el Parque de Atracciones o en el Parque Warner, o dar un agradable paseo por el Zoo de Madrid. El plan perfecto si vas con niños, ¡lo pasaréis en grande! Si este es tu plan inicial, aprovecha y alójate en alguna casa rural de la Comarca de las Vegas, tendrás el Parque Warner a sólo unos minutos.

5. Prueba los platos más típicos de la ciudad. Algunas tradiciones madrileñas son comerse un rico bocata de calamares en la Plaza Mayor, tomarse un chocolate caliente en San Ginés (la chocolatería más antigua de Madrid, fundada en 1894), y tomar un rico cocido en cualquier restaurante en invierno, ¡aunque no todas en el mismo día! Si te apetece irte de tapas, nada como los barrios de de La Latina y de Malasaña, en los que encontrarás mil opciones y muy buen ambiente.

6. Vete de “mercados”. Hazte con las prendas más modernas y de diseño de la capital en el Mercado de Fuencarral, y a un paso podrás tomarte algo en el Mercado de San Antón, un precioso edificio rehabilitado convertido en un coqueto y acogedor centro culinario. Si después te quedan ganas acércate al Mercado de San Miguel, idóneo para tomar unas ricas tapas acompañadas de un buen vino.

Mercado Madrid

Mercado de San Miguel. Fuente

7. La buena comunicación y la corta distancia te permitirán realizar una excursión a cualquiera de sus localidades, ya sea de un día o fin de semana. Por ejemplo puedes alojarte en un hotel rural en la Sierra de Guadarrama y disfrutar así de bonitos paisajes y respirar aire puro, o bien pasar un día en Aranjuez, practicar deportes de aventura en San Lorenzo de El Escorial, todos ellos lugares de visita obligada tanto por su patrimonio cultural como por sus amplias posibilidades de ocio.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*