5 lugares para lanzarse al vuelo

Siente la libertad de volar y explora zonas hasta entonces desconocidas en una experiencia de altura. ¿Alguna vez has volado en parapente? Aunque no es una actividad de aventura apta para personas con cierto vértigo, es una emocionante propuesta que se debe vivir  por lo menos una vez en la vida, ya que la sensación de libertad será única e inolvidable.

Existen varias maneras para recorrer la geografía española y descubrir nuevos horizontes, pero ¿alguna vez te planteaste hacerlo desde el aire? Sobrevolar en parapente te proporcionará una panorámica increíble del área terrestre con la posibilidad de conocer lugares que seguramente desde tierra serían de imposible acceso.

Para los que nunca practicaron este deporte pero tienen cierta curiosidad, comenzaremos explicando en qué consiste, porque se dice que se tiene miedo a lo desconocido y nuestro objetivo es que veas a través de nuestras palabras todos los deportes extremos como una oportunidad para vivir experiencias increíbles.

El parapente es una evolución del paracaidismo. La historia cuenta que unos intrépidos montañistas pensaron en la forma de descender volando por aquellas montañas a las que habían conquistado hasta sus altas cimas. Así que ayudado de un paracaídas cuya estructura era algo más ligera, e impulsados por un poco de carrerilla pendiente abajo, consiguieron planear como si pájaros en el aire se hubiesen convertido. De hecho, es sabido que la palabra parapente está compuesta por la fusión de paracaídas y pendiente.

Poco a poco el parapente fue evolucionando hasta lo que actualmente es, un tipo de vuelo ligero sin motor formado por una vela de tela, una silla especial con paracaídas de emergencia, cuerdas y mosquetones, y sin la existencia de partes rígidas que puedan dificultar el vuelo.

Su capacidad aerodinámica permite conseguir velocidades de hasta 50 kilómetros por hora, bastante si pensamos fríamente en la estructura de la que se sirve el piloto para volar.

Que unos montañistas ávidos de emociones descubriesen este tipo de deporte, no significa que cualquiera pueda subirse a una cima y echar a volar. Como en la mayor parte de los deportes, y más en aquellos que pueden conllevar un alto riesgo para el aventurero, es necesario que sean realizados bajo el mando de un profesional titulado y que disponga de una amplia experiencia en el sector y técnicas de vuelo; además de conocer el entorno y saber cómo actuar cuando el factor climatológico provoca una situación adversa o saber cómo gestionar cualquier complicación en el desarrollo del vuelo.

Si quieres emprender la aventura de volar en parapente, te recomendamos que comiences con los vuelos biplaza en el que irás acompañado de un piloto experto acreditado. Si después de la experiencia decides lanzarte a la aventura y volar solo, son muchas las empresas técnicas que imparten cursos de especialización.

Para volar en parapente es necesario un kit imprescindible, el material necesario para su práctica, que consistirá en un casco, ropa de montaña, guantes, botas adecuadas para la montaña y un paracaídas para evitar riesgos. Por lo general, las empresas dedicadas a este tipo de deportes, serán las encargadas en proporcionarte todo el material necesario para la actividad.

A partir de ahora ya lo tenemos todo para iniciar el vuelo, aunque debes saber que no se comienza volando sin más, debes tener en cuenta que el despegue y el aterrizaje se realizan con los pies.

Parapente: 5 lugares en España para lanzarse al vuelo

Sabes todo lo imprescindible para iniciar el vuelo, pero ¿dónde es mejor volar? España cuenta con una increíble belleza paisajística para ser observada desde las alturas, nombrarlas todas sería extenderse muchas páginas, así que te proponemos 5 lugares especiales para descubrir desde las alturas:

1. Galicia

Las tierras gallegas pueden ser vistas desde el aire casi en su totalidad, ya que dispone de zonas de vuelo repartidas por toda su extensión. Desde A Coruña a Pontevedra, pasando por Ourense hasta Lugo y sin olvidarnos nuestro país vecino, Portugal. Te resultará difícil elegir una zona específica.

La zona norte de Galicia, en la parte de las Rías Altas, son conocidas como zonas de vuelo la playa de Ponzos, Cedeira, acantilados de Loiba en Ortigueira y el Lago de As Pontes, una zona idónea para aquellos que deciden iniciarse en este deporte.

En la parte de las Rías Baixas, encontramos numerosos lugares entre las Rías de Pontevedra y Vigo como la playa Lapamán. La zona costera de Oia es perfecta para vuelos tranquilos.

Fuera de la zona de costa, encontrarás Cerdero, punto de encuentro de muchos de los amantes de este deporte. Próximo a Orense ciudad, localizamos la zona de Monte Rodicio, donde tendrás fabulosas vistas de los paisajes gallegos.

2. Picos de Europa en Cantabria

Nos encontramos entre uno de los tesoros naturales de nuestro país, los imponentes Picos de Europa. Para observar esta maravilla de la naturaleza, debemos dirigirnos a Cahecho, en la comarca de Liébana, una opción perfecta para observar desde las alturas la Cordillera Cantábrica, el valle de Liébana y los Picos de Europa. Sin alejarnos mucho, también podemos disfrutar de un vuelo en parapente desde la localidad de Potes.

3. El Pirineo aragonés

En el Pirineo aragonés encontraremos un amplio surtido de zonas de vuelo, es una de las más concurridas y ocupa los primeros puestos en zonas favoritas para los amantes de este deporte. Nos trasladamos a la población oscense de Castejón de Sos. Esta localidad concentra un gran número de empresas dedicadas al turismo activo y especializadas en el vuelo en parapente, entre otros deportes aéreos. A escasos kilómetros de Castejón de Sos ascenderás a pista para dar inicio el despegue y contemplar el río Ésera, localidades del valle de Benasque y una perfecta perspectiva del Pirineo aragonés.

También en Huesca, fuera de la zona pirenaica, podrás sobrevolar Loarre y apreciar la belleza de su famoso castillo desde las alturas.

Parapente Biplaza Loarre en Huesca.

4. La Muela en Guadalajara

Nos vamos hasta la localidad de Alarilla, en la provincia de Guadalajara, donde según las estadísticas, es una de las zonas con mayor número de días en condiciones favorables para el vuelo. Desde Alarilla hay que desplazarse hasta el cerro de La Muela, desde donde comenzarán los minutos inolvidables de vuelo y desde donde podrás observar el centro peninsular y atardeceres increíbles. Esta zona es muy recurrente para aquellos que les apasiona este deporte, viven en el centro del país y no disponen de tiempo para acercarse a zonas de mayor altura.

5. El Pirineo catalán.

El Pirineo catalán, al igual que el aragonés, se convierte en un espectáculo aéreo para todo aquel que escoge esta zona tanto para iniciarse como para repetir experiencia. Son numerosas zonas de vuelo las que podremos elegir en el Pirineo catalán, desde el oeste de Lleida hasta el este de Girona, contemplando el heterogéneo paisaje desde el Vall d’Aran, la comarca de la Noguera, la comarca del Alt Urgell, la comarca de la Garrotxa hasta el Cap de Creus, entre otras localizaciones. Un espectáculo visual que te dejará con ganas de más.

Nosotros solo hemos nombrado una pequeña parte de la gran cantidad de zonas existentes en España para realizar vuelos en parapente y otros deportes aéreos.

Independientemente de cuál sea la zona elegida para el vuelo, no debes olvidar ejercer estrictamente las instrucciones del piloto en el despegue, durante el vuelo y en el aterrizaje, así garantizarás la vivencia de una experiencia segura.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*