Semana Santa 2016: Los 5 destinos para vivir la pasión mística de una forma diferente

Top Destinos Semana Santa 2016

En España, hay multitud de aspectos que nos diferencian del resto del mundo. Alguno de ellos, es el modo de vivir la Semana Santa, llegando a ser el principal foco de atracción turística, tanto de viajeros de procedencia nacional como internacional, más, durante estas fechas primaverales.

Este año, como los anteriores, son muchos los meses de trabajo y esfuerzo que se concentran en unos pocos días para vivir esta ferviente tradición mística, la Semana Santa 2016.

Seguramente cualquiera de los destinos nacionales que elijas para vivir la Semana Santa, no te dejará indiferente. En Turispain, hemos realizado una selección de aquellos lugares singulares, estos son nuestros Top Destinos para vivir la Semana Santa desde otra perspectiva:

1. La Danza de La Muerte en Verges, Cataluña.

Popular danza de La Muerte

La Danza de la Muerte en Verges, Girona.

Viajamos a Cataluña, concretamente a la localidad de Verges en la provincia de Girona. Nos encontramos con una Semana Santa atípica, ya que aquí celebran cada año en Jueves Santo La Danza de la Muerte. Pero, ¿en qué consiste esta danza?

La Danza de la Muerte nos avisa de que a todos nos llega la hora en que nuestros cuerpos serán convertidos en polvo. Este baile popular de siglos de tradición, es escenificado por cinco esqueletos que bailan al son del ritmo que marcan los tambores.

Cada miembro porta un elemento, cuyo significado hace alusión al mundo de las sombras. La muerte nos anuncia su llegada a través de la figura de la bandera; el fin de la vida, mediante la guadaña que sujeta uno de los danzantes;  un reloj sin hora, nos informa que el final de nuestras vidas, puede llegar en cualquier momento, y finalmente unos platillos, cuyo principal función es portar las cenizas.

Todo aquel que ha visitado este acto de gran riqueza cultural, perteneciente a la Semana Santa de Verges, no tiene opinión negativa a pesar de su temática. Es un espectáculo medieval de gran interés, en el que la sensación transmitida, provoca que sea imborrable de la memoria.

2. Los Picaos en San Vicente de la Sonsierra, La Rioja.

Para ser testigos de esta tradición riojana, viajamos a la localidad de San Vicente de la Sonsierra. Allí, en plena Semana Santa, concretamente en Jueves y Viernes Santo, nos encontraremos con los disciplinantes o más popularmente conocidos como “los picaos”. Esta tradición consiste en la autoflagelación de la espalda con una madeja de algodón, llegando a recibir entre 800 y 1000 golpes durante el transcurso del recorrido procesional.

Los picaos pertenecen a la Cofradía de la Santa Vera Cruz de San Vicente. Los voluntarios que quieren ser penitentes, deben reunir unos requisitos obligatorios para exponer su cuerpo a esta tradición, de cuyo origen no existe constancia exacta del momento en el que se fundó, aunque algunos la sitúan alrededor del siglo XV. Una persona para ser disciplinante, deber ser varón, mayor de 18 años y disponer de un certificado por parte de su párroco que avale que dicho hombre es cristiano y de buena fe.

Cada uno de los picaos, irá vestido con una túnica blanca con una apertura en la espalda para autoflagelarse. Deberán llevar la cabeza cubierta con una capucha debidamente adaptada para ver. Además, cada uno de estos voluntarios deberán ir acompañados por un cofrade que deberá ayudar al disciplinante durante toda la penitencia.

Este tradición estuvo a punto de ser prohibida, pero actualmente posee el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

3. La Pasión Viviente en Castro Urdiales, Cantabria.

Nos desplazamos a una localidad del norte de España, donde viven la Semana Santa de la forma más realista posible. Hablamos del municipio costero de Castro Urdiales, en Cantabria. En este lugar representan las últimas horas de la vida de Jesucristo cada Viernes Santo desde el año 1984.  Esta representación cuenta con gran participación tanto de vecinos como de curiosos, originarios de distintas partes de España y el mundo, queriendo ser testigos de esta gran obra de teatro denominada “La Pasión Viviente”.

La Pasión Viviente se realiza durante la mañana del Viernes Santo llegando a durar alrededor de 5 horas. Año tras año, es más notable la participación de los vecinos, los cuales conjuntamente elaboran el guión, los decorados y el vestuario de cada uno de los actores. El pueblo entero se convierte en un gran escenario donde se representa cada una de las escenas de la vida de Cristo. La primera parte se desarrolla alrededor de la iglesia de Santa María; la segunda parte en las cercanías del Ayuntamiento; y la escena final en La Atalaya.

Esta representación fue declarada en el 2012 Fiesta de Interés Turístico Nacional y es que los más de 20.000 visitantes que acudieron el año pasado, son una muestra del por qué es merecido este título.

4. Entierro de Genarín en León, Castilla y León.

Semana Santa en León.

El Entierro de Genarín en León.

Cada noche del Jueves Santo, en el barrio Húmedo de León, se lleva a cabo un procesión de lo más peculiar, que conmemora la muerte de un personaje célebre de la ciudad leonesa, Genaro Blanco Blanco. Genarín, como lo llamaban los lugareños, era pellejero de profesión, conocido por frecuentar los ambientes bohemios de la ciudad y el consumo habitual de orujo, lo que le otorgó la mala fama de borrachín. Genarín, en una de sus rondas nocturnas por las tabernas leonesas, la noche del Jueves Santo de 1929, murió de la forma absurda, atropellado por un camión de recogida de basuras. Dicen de Genarín, que mientras realizaba sus necesidades en uno de los cubos de la basura, divisó a dos niños en peligro, a punto de ser aplastados por el camión. Genarín, en un acto heroico, salvó a estos de ser atropellados, dando su vida a cambio.

A partir de aquella noche, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Genarín, varios de sus amigos, salieron a frecuentar las tabernas y  lugares que eran frecuentados por el valiente Genarín, brindándole homenaje y relatando hazañas para mantener vivo el recuerdo de su amigo.

Año tras año, este recorrido fue obteniendo adeptos hasta convertirse en lo que es en nuestro días, la procesión del Entierro de Genarín, organizada por la Cofradía de Nuestro Padre Genarín y que es visitada por más de 15.000 personas.

Esta procesión está compuesta por cuatro pasos: la Cuba, que porta las ofrendas; la imagen de Genarín; la Muerte; y la Moncha, quien socorrió al difunto minutos después del trágico accidente. Además, acompañan el recorrido, cuatro cabezudos que representan a los cuatro “Evangelistas” o amigos del protagonista, quienes se dedicaron a rendir homenaje año tras año a Genarín.

Por varios motivos, este encuentro fue prohibido en los años 50, pero veinte años después, un grupo de jóvenes recuperaría esta tradición, dotándola de más fuerza y devotos, convirtiéndose en lo que es actualmente.

5. Los Empalaos en Valverde de la Vera, Extremadura.

Para vivir el sentimiento más profundo de la Semana Santa, debemos viajar al pueblo extremeño de Valverde de la Vera. Allí, la madrugada entre el Jueves y Viernes Santo, tiene lugar el Vía Crucis de Los Empalaos.

Esta tradición, tiene un origen incierto, aunque muchos la sitúan alrededor del siglo XVI. Los empalaos, son penitentes que mediante la expresión del dolor y el sufrimiento, realizan el recorrido procesional para cumplir una promesa o recibir el perdón de Dios.

Para ser uno de los empalaos, es imprescindible ser varón y participar voluntariamente. Los empalaos, realizan el recorrido descalzos y atados a un timón de madera con una soga que abarca brazos, hombros y tronco. Además, llevan una enagua blanca que cubre desde la cintura hasta los tobillos y, en la espalda, van colocadas dos espadas cruzadas. El rostro, va cubierto de un velo blanco, sujetado con una corona de espinas. Todos y cada uno de los elementos que visten los penitentes, representan la Crucifixión de Cristo.

Finalizado el recorrido, cada empalao es asistido por su familia. Las funciones de los familiares es ayudar a que los penitentes recuperen fuerza en cada una de las partes del cuerpo entumecidas, además de curar la heridas provocadas por el gran esfuerzo realizado.

Este evento de temática religiosa, fue declarada en 1980, Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Si quieres más información sobre lugares donde se vive la semana santa con mucha devoción, te interesará leerDestinos Turispain Semana Santa

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*