19 pueblos de Cáceres que esconden unos conjuntos históricos impresionantes

La provincia de Cáceres cuenta con un gran legado artístico y arquitectónico. Son numerosos los pueblos de Cáceres en los que encontraremos importantes conjuntos históricos, declarados como tales para su protección patrimonial.

En este sentido, además, ha jugado un papel fundamental la ubicación estratégica de Extremadura y, concretamente, de la provincia cacereña. Recorrida por la Vía de la Plata, próxima a Portugal y con una amplia historia que arranca en tiempos prehistóricos, en los pueblos de Cáceres encontraremos una amplia y rica muestra de arquitectura popular. Estos son los municipios que han sido declarados, en su totalidad o en parte, Conjuntos Históricos.

Alcántara

Puente Romano de Alcántara. Foto: Turismo de Extremadura

Puente Romano de Alcántara. Foto: Turismo de Extremadura

Muy cerca de la frontera con Portugal, encontramos el municipio de Alcántara a los pies del río Tajo. Declarada en 1998 Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico, esta localidad alberga vestigios prehistóricos, romanos y árabes.

Destacaremos las fachadas con portadas y blasones, la muralla del siglo XVII, el Convento de San Benito, la Iglesia de Nuestra Señora de Almodóvar, la Iglesia de San Pedro de Alcántara, la Casa de los Marqueses de Torreorgaz, el Palacio Roco-Campofrío y el majestuoso Puente Romano.

Cabezuela del Valle

Cabezuela del Valle. Foto: Turismo de Extremadura

Cabezuela del Valle. Foto: Turismo de Extremadura

Nexo de unión entre el Valle del Jerte, al que pertenece, y el vecino Valle de Ambroz, el conjunto histórico de Cabezuela del Valle da testimonio de la arquitectura popular de la zona. Sus principales características son los pórticos y tejados en voladizo, el entramado de madera y los pisos bajos de mampostería.

Cáceres

Cáceres. Foto: Turismo de Extremadura

Cáceres. Foto: Turismo de Extremadura

La capital de la provincia se declaró conjunto monumental en el año 1949. La declaración abarca no solo la ciudad intramuros sino también la propia muralla, la plaza mayor, el palacio de Abrantes, la Casa de los Trucos, el Palacio de la Isla, la Iglesia de Santiago, el Convento de San Francisco, la Ermita del Espíritu Santo y el Santuario de Nuestra Señora de la Montaña, por poner solo algunos ejemplos.

La ciudad está también declarada como Patrimonio de la Humanidad y su Barrio Judío está integrado en la Red de Juderías de España.

Coria

Coria. Foto: Turismo de Extremadura

Coria. Foto: Turismo de Extremadura

La declaración de Coria como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjuntos Históricos tuvo lugar en el año 1993. De origen romano, y construido por la superposición de diversas culturas, el de Coria es uno de los modelos urbanísticos más destacados de toda Extremadura.

Visita obligada son las murallas, la Catedral de Santa María de la Asunción, el Museo Catedralicio, el Palacio Episcopal, el Castillo, la Cárcel Real, los conventos de la Madre de Dios y de San Francisco.

Cuacos de Yuste

Caños. Cuacos de Yuste. Foto: Turismo de Extremadura

Fuente de los Cuatro Caños. Cuacos de Yuste. Foto: Turismo de Extremadura

Esta villa pertenece a la comarca de la Vera y su conjunto histórico fue declarado “Paraje Pintoresco” en 1959. Su arquitectura popular es de tipología serrana, con entramado de madera.

Su principal atractivo es su Plaza Mayor, porticada y con la Fuente de los Cuatro Caños en su centro. También merecen una mención la Plaza de Juan de Austria con la casa del infante y las numerosas casas serranas que encontraremos paseando por sus calles.

Galisteo

Galisteo. Foto: Turismo de Extremadura

Galisteo. Foto: Turismo de Extremadura

En este caso, la declaración de Bien de Interés Cultural data del año 1991 y afecta a las fincas adosadas que circundan la muralla almohade, así como a los inmuebles de la calle paralela a ella, el puente medieval y otros inmuebles de las inmediaciones.

De entre ellos, destacaremos además de la muralla, el ábside mudéjar de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción .

Garganta la Olla

Garganta de la Olla. Foto: Turismo de Extremadura

Garganta de la Olla. Foto: Turismo de Extremadura

Declarada Conjunto Histórico Artístico en 1978 por el buen estado de conservación de su arquitectura popular de entramado de madera y sus casas señoriales, en ella destaca especialmente la Casa de la Seda. El edificio fue residencia ocasional de los Duques de Alba y, posteriormente, Casa de Contratación de la Seda.

También reseñables son la Casa de Muñecas, el Edificio Concejil de la Plaza Mayor y la Iglesia de San Lorenzo.

Gata

Gata. Foto: Turismo de Extremadura

Gata. Foto: Turismo de Extremadura

Ubicado en la comarca de Gata, esta localidad conserva un trazado urbanístico típicamente serrano, que fue declarado B.I.C. en el año 1995. En sus construcciones, se utiliza el granito, la cal morena y la arena, el entramado de madera y el adobe.

Entre otros edificios, destacan palacios, algunas edificaciones de carácter religioso como la iglesia parroquial de San Pedro y la ermita del Cristo del Humilladero, además de ejemplos de arquitectura civil como la Fuente del Chorro.

Granadilla

Granadilla. Foto: Turismo de Extremadura

Granadilla. Foto: Turismo de Extremadura

La localidad de Granadilla se ve condicionada por la construcción del embalse de Gabriel y Galán en el año 1965. Si bien finalmente las aguas no sumergieron al pueblo, sí lo rodearon, convirtiendo así a Granadilla en una península protegida por la muralla.

Este municipio destaca por su arquitectura tradicional, recuperada gracias al Programa Interministerial de Pueblos Abandonados y declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1980. Entre sus edificios, podemos señalar la Torre Castillo y la iglesia parroquial de la Asunción.

Guadalupe

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Foto: Turismo de Extremadura

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Foto: Turismo de Extremadura

La declaración de Guadalupe como Monumento Histórico Artístico data de 1943. La gran importancia patrimonial y monumental de esta localidad tiene su punto más destacado en el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Será el auge de este monasterio el que traiga consigo el crecimiento urbanístico de la localidad, de carácter eminentemente serrano. Otro edificio a destacar es el Colegio de Infantes o de Gramática, pero también merecen una mención los claustros, portadas y artesonados de arte mudéjar.

Hervás

Hervás. Foto: Turismo de Extremadura

Hervás. Foto: Turismo de Extremadura

En el caso de Hervás, fue su barrio judío el que fue declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1969. Como casi todas las juderías, está ubicado a las afueras del núcleo urbano, en la zona más desnivelada de Hervás y se desarrolla en un trazado de sinuosas calles, algunas de ellas extremadamente estrechas. Cada verano, en él se representa la fiesta de “Los conversos”.

En cuanto a la localidad, se ubica en el Valle de Ambroz y en ella se construyó, durante la Reconquista, un castillo de la Orden del Temple.

Pasarón de la Vera

Pasarón de la Vera. Foto: Turismo de Aragón

Pasarón de la Vera. Foto: Turismo de Aragón

En el borde occidental de la comarca de La Vera, esta localidad fue declarada Conjunto Histórico en el año 1998. En esta declaración se incluyen tanto los inmuebles del interior del perímetro de la muralla como los que den fachada a cualquiera de sus lados.

En cuanto a organización urbanística, se estructuran en tres plazas diferentes, en cada una de ellas encontramos un monumento importante: el Ayuntamiento, la Iglesia y el Palacio de los Condes de Osorio. Además de estos tres, debemos destacar también las Ermitas del Cristo de la Misericordia.

Plasencia

Plasencia. Foto: Turismo de Extremadura

Plasencia. Foto: Turismo de Extremadura

Una de las localidades más importantes de Extremadura, y puerta de acceso a las comarcas del Valle de Ambroz, Valle del Jerte y La Vera, también cuenta con un Conjunto Monumental reconocido desde 1958.

Su urbanismo se articula en torno a su Plaza Mayor, porticada y de planta rectangular, y se organiza radialmente hacia su muralla. En Plasencia, encontramos un alto número de monumentos religiosos de cierta relevancia así como de palacios. Destacaremos la Catedral Vieja, la Catedral Nueva, la iglesia de San Martín o la de San Pedro, el Convento de Santa Clara o el de las Carmelitas Descalzas, el Palacio Episcopal y el Barrio Judío.

Robledillo de Gata

Robledillo de Gata. Foto: Turismo de Extremadura

Robledillo de Gata. Foto: Turismo de Extremadura

Perteneciente a la comarca de Sierra de Gata, cuenta con el título de Conjunto Histórico desde 1994 y está considerado una de las mejores muestras de arquitectura popular de la provincia de Cáceres.

El edificio más importante es la iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción; pero también son de visita obligada las ermitas del Cordero, del Humilladero y la dedicada a San Miguel.

San Martín de Trevejo

San Martín de Trevejo. Foto: Turismo de Extremadura

San Martín de Trevejo. Foto: Turismo de Extremadura

También en la comarca de la Sierra de Gata, San Martín de Trevejo ha estado poblada desde el Neolítico y ha sido testigo de excepción de las civilizaciones celta, romana y musulmana. Su declaración de Conjunto Histórico data del año 1991.

Lo más relevante de su arquitectura, además de sus numerosas casas de estilo tradicional de la zona, es la iglesia parroquial de San Martín de Tours.

Trujillo

Plaza Mayor de Trujillo. Foto: Turismo de Extremadura

Plaza Mayor de Trujillo. Foto: Turismo de Extremadura

Otro de los municipios más conocidos de Extremadura, Trujillo fue declarada Conjunto Histórico en el año 1962 y pertenece a la comarca Miajadas-Trujillo. En ella, han residido diferentes culturas, cuya suma ha llegado a conformar el rico patrimonio que encontramos en la actualidad, sin olvidar que también de ella partieron importantes expediciones hacia América.

El desarrollo urbanístico de Trujillo comienza intramuros pero se extiende también fuera de la muralla de forma más tímida. Además del castillo y la propia muralla, en Trujillo hay que visitar su Plaza Mayor porticada, cuyos edificios constituyen un importante ejemplo de arquitectura nobiliaria y que está presidida por la famosa estatua de Francisco Pizarro. Otros edificios señalados que encontraremos en ella serán: el Palacio del Marqués de la Conquista, la Casa de la Cadena o Mansión de los Chaves-Orellana y la iglesia de San Marín.

En lo relativo a arquitectura religiosa, también merecen una mención la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, el Convento de San Francisco el Real y el Convento de la Coria.

Valencia de Alcántara

Valencia de Alcántara. Foto: Turismo de Extremadura

Valencia de Alcántara. Foto: Turismo de Extremadura

En la comarca de la Sierra de San Pedro, este municipio se encuentra muy cercano a la frontera de Portugal. Su Barrio Gótico fue declarado Conjunto Histórico en el año 1997 y es uno de los más interesantes de la zona en cuanto a arquitectura gótico-civil. Entre sus características: balcones de esquina, chimeneas, puertas adinteladas, ventanas rectangulares con rejas de hierro forjado, fachadas de mampostería enjalbegada… Todo el barrio gótico está rodeada por una muralla que empieza y termina en el castillo y que cuenta con cinco baluartes y una Torre del Homenaje.

Entre sus edificios más importantes, hallaremos la iglesia de Nuestra Señora de Rocamador, la Iglesia de la Encarnación y el Convento de San Bartolomé.

Valverde de la Vera

Valverde de la Vera. Foto: Turismo de Extremadura

Valverde de la Vera. Foto: Turismo de Extremadura

La villa, declarada Conjunto Histórico en el año 1970, se estructura urbanísticamente en forma de cruz, con una vía principal y cuatro encrucijadas principales: la Plaza de España, la plaza de la Fuente de los Cuatro Caños, la plaza de la Iglesia y la Plaza del Rollo.

Entre sus construcciones, llaman especialmente la atención el castillo, que constituye la edificación militar más importante de la comarca de La Vera, y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Fuente Claras.

Villanueva de la Vera

Ermita de San Antón. Foto: Ayuntamiento de Villanueva de la Vera

Ermita de San Antón. Foto: Ayuntamiento de Villanueva de la Vera

Es una de las localidades más orientales de la comarca de La Vera y fue declarada Conjunto Histórico en 1982, aunque los primeros asentamientos datan de la época prerromana.

Tres construcciones destacan sobre el resto: la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción; las ruinas de la iglesia parroquial de los Santos Justo y Pastor, y una pequeña ermita del siglo XVIII.

Si quieres visitar algunos de estos pueblos de Cáceres con importantes conjuntos históricos, consulta dónde dormir, dónde cómer y qué hacer en los alrededores.

Share

6 Comentarios

  1. Falta el pueblo de Trevejo,un pueblo increíble!!!

  2. Y sobra Cáceres que no es un pueblo

    • Efectivamente, Pepi, tienes razón en que Cáceres es ciudad y no pueblo. Sin embargo, no quisimos dejarla fuera de esta selección de poblaciones con conjuntos históricos impresionantes, ya que el de Cáceres es también magnífico. Disculpa la licencia.

  3. Benito Sanchez 11 octubre, 2019 Responder

    Maravillosos pueblos cacereños con un encanto especial.

  4. Francisco Rivero 11 octubre, 2019 Responder

    La villa cacereña de Las Brozas es el último conjunto histórico artístico de Extremadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*